Archive

Archive for the ‘perros’ Category

y rodear la piscina?

13/08/2012 1 comentario
Categorías:gatos, perros Etiquetas:

Remedios: ansiedad por separacion

ANGUSTIA POR LA SEPARACIÓN
11 estrategias para mitigarla

Aunque prácticamente todos los animales de compañía lamentan ver cómo sus amos salen de casa, algunos se lo toman a la tremenda. Casi todos los veterinarios cuentan anécdotas de animales que, en estas circunstancias, han derribado tabiques, doblado los barrotes metálicos de sus jaulas o saltado contra el cristal de una ventana. Aunque algunos gatos también padecen angustia por la separación, este problema es más típico de los caninos. Los perros son animales muy sociables, y algunos se sienten perdidos cuando su amo se marcha. Esto es lo que recomiendan los expertos para tranquilizar a un perro con «síndrome
de abandono».

Sólo para perros
Alargue gradualmente sus ausencias. Para que su perro se acostumbre a su ausencia, entrénelo de manera gradual. Dele una golosina y salga de la habitación 1 minuto, cerrando la puerta. Cuando regrese, su perro se comportará como si acabara de regresar de unas largas vacaciones en Australia, pero, al menos, sabrá  que es capaz de sobrevivir 1 minuto sin usted. Alargue sus salidas poco a poco, hasta que el animal pueda  pasar 1 o 2 horas en otro lugar de la casa sin preocuparse.

Salga un momento. Una vez que su perro se acostumbre a permanecer solo en otra parte de la casa, comience a hacer salidas muy breves. Bob Gutiérrez, un especialista en conducta animal de San Francisco,  describe así la experiencia con su perro: «Un sábado salí 20 veces de casa durante unos minutos cada vez. Al regresar, mi perro se comportó como si yo fuera Dios en unas 15 ocasiones. Pero luego se produjo un  cambio súbito y ni siquiera pareció notar cuándo entraba y salía. A partir de ese momento, se acabó la angustia por la separación».

Evite las despedidas efusivas. No haga un drama de la despedida. Sencillamente, diga «hasta luego» y  márchese. Compórtese con igual indiferencia cuando regrese. De esa manera le enseñará a su perro que sus  idas y venidas no tienen ninguna importancia y que no es ninguna tragedia quedarse solo.

SERENIDAD CON RECETA
Cuando no hay forma de tranquilizar a un perro ansioso, el veterinario puede prescribir un fármaco para ayudarlo a superar el miedo. Varios medicamentos de venta con receta elevan el nivel de una sustancia química cerebral, la serotonina, que favorece la relajación. A diferencia de los  tranquilizantes, que sólo consiguen adormecer al perro asustado, los fármacos con principios activos como arnitriptilina y buspirona lo ayudan a comportarse con normalidad. En algunos casos la acción de estos medicamentos es prácticamente milagrosa.

Pero déjele un «premio». En el momento de salir de casa, dele a su perro algo especial para morder, algo  que no suele darle cuando están juntos. Así, la expectativa del premio podrá más que la angustia por la separación. Por ejemplo, rellene un hueso de cuero o un juguete de goma con mantequilla de cacahuete o con queso para untar. El animal se pasará horas mordiendo su golosina y olvidará sus preocupaciones.

Cánselo con ejercicio. Antes de salir de casa, saque a su perro a correr. Si consigue cansarlo, hay muchas probabilidades de que duerma ininterrumpidamente mientras usted está fuera.

Hágale repasar sus lecciones. Si desea sacar el máximo provecho de los paseos, úselos como tiempo de  entrenamiento. Cuando un perro sabe lo que su amo espera de él, se vuelve más seguro. Y la seguridad es  la mejor arma para combatir la ansiedad.

Búsquele un amigo. Puesto que el perro es un animal gregario por naturaleza, la compañía de otro animal  puede modificar por completo su actitud hacia sus salidas. Si hay otro perro en casa, su mascota se sentirá  mucho mejor, pero incluso la presencia de un gato puede calmar su ansiedad y hacerla sentir más cómodo.

Convierta las maletas en un sitio de juego. Algunos perros se ponen muy nerviosos al ver que su amo  prepara el equipaje. Si es el caso del suyo, combata la ansiedad sacando las maletas del armario cuando no  vaya a hacer un viaje. Juegue con él cerca de la maleta o ponga algún juguete en el interior y deje que su perro lo busque. De ese  modo, cuando el animal lo vea prepararse para un viaje, no reaccionará con terror. También puede traerle un regalo especial cuando regrese de viaje y permitir que él mismo lo saque de la maleta.

DIÁLOGOS TELEPÁTICOS
¿Alguna vez ha deseado que su asustadizo perro pudiera hablar para explicarle lo que le ocurre? Pues su perro puede hablar y escuchar sus respuestas. Algunos especialistas en conducta animal  afirman que es posible mantener una conversación con un perro sin pronunciar una sola palabra.
La angustia por la separación es un problema frecuente. Jeri Ryan, un terapeuta de animales de Oakland, California, que está convencido de que es posible comunicarse telepáticamente con un perro, relata así una de sus experiencias: «En una ocasión traté a un perro que era presa del pánico cada vez que debía quedarse solo. Le hablé y descubrí que sus propietarios anteriores lo habían abandonado. Le aseguré que sus amos actuales estarían a su lado durante toda su vida, y la tristeza y el miedo desaparecieron como por encanto».
Para conversar con un perro, Ryan recomienda buscar un sitio tranquilo, y relajarse por completo: «Piense en su mascota e intente comunicarse mentalmente con ella. Esté preparado para cualquier  sorpresa y recuerde que la práctica es fundamental». Naturalmente, si su «sexto sentido le dice que los temores de su animal están fuera de control, no intente tratar usted mismo. Consulte a un  veterinario lo antes posible.

Ilumine su vida. Si deja un par de luces encendidas cuando sale por la noche, el perro se sentirá más  tranquilo. Procure que durante su ausencia el entorno sea lo más parecido posible a cuando usted está en casa.

Cálmelo con ruidos. Cuando se marche, deje la radio encendida a un volumen normal, sintonizada en la emisora que escucha habitualmente. O deje funcionando un aparato que haga un ruido constante, como un ventilador. Así, conseguirá que el animal no esté pendiente de los ruidos de su coche o de sus pasos y se  distraiga con cualquier otra actividad.
(Mis gatos son asiduos oyentes de Euskadi Gaztea, un dial que recomiendo)

Protéjalo con una jaula. Algunos perros se sienten más seguros en una jaula. Recuerde que la jaula es el equivalente de la madriguera. Dentro se sienten seguros y protegidos. Si su perro no está acostumbrado a usar la jaula, pídale al veterinario que le recomiende la más adecuada para él y que le indique cómo  enseñarle a usarla. Sin embargo, a algunos perros no les gustan las jaulas, así que es conveniente pasar por un período de prueba antes de adoptar este sistema. Ponga al animal en la jaula durante unos minutos cada vez y observe sus reacciones. Si se asusta, no insista. Un perro aterrorizado podría hacerse daño en su  ausencia.
(entiendo que por jaula puede ser un trasportin, yo lo hago con mis gatos y lo usan a diario, se meten ahi cuando quieren que les deje tranquilos)


¿Entiendo que los gatos no tienen ansiedad por separacion? No dara remedios, pero cada vez que llego a casa me esperan en la puerta, al menos Balú
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)

Categorías:perros, remedios

Remedios caseros: anemia

06/03/2012 8 comentarios
ANEMIA
6 formas de combatirla

Por lo general, su animal de compañía tiene tanta energía que no parece saber qué hacer con ella. Pero en los últimos tiempos se muestra apático, como si se hubiera quedado en vela toda la noche viendo la  televisión. Ni siquiera se levanta cuando le sirven la comida.
El veterinario dice que tiene anemia, un trastorno que se produce cuando los glóbulos rojos no transportan suficiente oxígeno para mantener el vigor del animal. La anemia, que con frecuencia se debe a una pérdida  de sangre, también puede obedecer a infecciones por pulgas o lombrices intestinales, o a la presencia de una  úlcera. Puesto que la anemia no es más que un síntoma de un trastorno subyacente, el animal anémico necesita atención profesional. Pero usted puede tomar algunas medidas para ayudarle a recuperar la vitalidad.

Para perros y gatos
Libérelo de los parásitos. Los cachorros y gatitos pueden padecer infecciones por pulgas o nacer con parásitos intestinales, que les chupan la sangre y provocan anemia. En casos graves, los parásitos pueden  absorber hasta la cuarta parte de la sangre del animal, de modo que es imprescindible liberarse de ellos. Algunos parásitos, como las pulgas, son fáciles de eliminar; pero para combatir otros, necesitará la ayuda del veterinario. Consulte a un profesional.

Vigile la medicación. Ciertos fármacos de venta con o sin receta -incluidos la aspirina y otros  antiinflamatorios- pueden causar hemorragias en el tracto digestivo que, a la larga, provocan anemia. Otros medicamentos hacen que el sistema inmunitario «ataque » a las células sanguíneas sanas, reduciendo la  cantidad de oxígeno en la sangre. Si su animal de compañía parece fatigado y está tomando alguna  medicación, pregunte al veterinario si podría haber alguna conexión entre el tratamiento y su estado.

Controle su dieta. Para superar con rapidez la anemia, el animal necesita mejorar la capacidad de la  sangre para transportar oxígeno. Para ello, dele alimentos ricos en hierro y vitaminas del grupo B, como  hígado cocido.
Los veterinarios recomiendan dar a un gato unos 30 g diarios de hígado durante 1 o 2 semanas, o hasta que se encuentre mejor. Un perro pequeño deberá tomar unos 60 g diarios, y los perros de gran tamaño pueden  comer hasta 120 g al día.

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO
Aunque en ocasiones los síntomas de la anemia pueden aliviarse en casa, el veterinario debe descubrir y tratar la causa subyacente. Si sospecha que su animal de compañía está anémico, mírele la boca, que  debería tener un saludable color rosado (aunque en algunas razas el interior de la boca es naturalmente marrón o negro). Cuando el animal padece anemia, con toda seguridad el interior de su boca se verá pálido. Si las encías no están rosadas, consulte al veterinario. Otra forma de detectar la anemia es observar los ojos  del animal: bájele el párpado inferior y examine la conjuntiva, es decir, la membrana que cubre el interior del párpado. Aunque en algunos animales esta zona tiene un pigmento oscuro, por lo general es de color rosa vivo. Si el animal sufre anemia, la conjuntiva estará pálida y descolorida.

Recurra a los suplementos. En algunas clases de anemia, los suplementos de vitaminas pueden resultar eficaces. Los más apropiados son aquellos que combinan el hierro con vitaminas del grupo B, de venta en  establecimientos de artículos para animales. Desmenuce las píldoras -o si son cápsulas, ábralas-, y añada el polvo a la comida del animal.

Escoja los mejores alimentos. Aunque la anemia causada por déficit de hierro suele presentarse en animales muy jóvenes, es conveniente apostar sobre seguro y alimentar a todos los animales de compañía  con productos de las mejores marcas. Independientemente de si escoge alimentos secos, enlatados o  semihúmedos, adquiéralos en tiendas especializadas y no en el supermercado, pues el animal podría tener dificultades para absorber los nutrientes de las marcas más baratas.

Déjelo descansar. La actividad física aumenta la demanda de oxígeno del cuerpo, y los animales anémicos ya sufren una carencia de éste. Por eso, el animal anémico debe hacer reposo.
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)

Categorías:gatos, perros, remedios

Remedios caseros: alergias y fiebre del heno

21/02/2012 1 comentario
ALERGIAS Y FIEBRE DEL HENO
9 estrategias para aliviarlas

¿Perros y gatos con fiebre del heno? ¡Claro que sí!
Al igual que sus propietarios, muchos animales de compañía son sensibles a ciertas molestas partículas transportadas por el aire: no sólo al polen o a los hongos, sino también al polvo, las plumas o la lana.
Pero mientras la mayoría de las personas que padecen fiebre del heno presentan irritación ocular, ataques de estornudos y goteo nasal, esta clase de afección en los animales suele manifestarse en forma de intensos picores. He aquí lo que recomiendan los expertos para aliviar las molestias de la piel y controlar las alergias.

Para perros y gatos
Use agua fría. Una forma rápida de calmar los picores es dar al animal un baño de agua fresca. Sumérjalo en agua fría entre 5 y 10 minutos, pero asegúrese de que el agua esté fresca. El calor sólo conseguirá aumentar el prurito.
Los gatos no son amigos del agua, así que. darles un baño puede convertirse en un auténtico desafío. Siga los consejos de «Cómo bañar a su gato»(proximamente en este blog)

Recurra a las propiedades calmantes de la avena. Para que el baño resulte aún más eficaz, los veterinarios recomiendan añadir un poco de avena al agua del baño. La avena da una textura suave y sed osa al agua, que ayudará a calmar el picor más pertinaz.

Administre antihistamínicos. Los antihistamínicos mantendrán las alergias bajo control. El veterinario podría recomendarle un fármaco de venta sin receta con el principio activo definhidramina. La dosis habitual es entre 1 y 3 mg por kilo de peso del animal, pero el veterinario le indicará la cantidad más adecuada para su mascota. No todos los antihistamínicos son convenientes en la totalidad de los casos. Es probable que el veterinario le recomiende varios antes de encontrar el más eficaz para su animal. Por lo general, es necesario un período de prueba de 4 a 6 días para evaluar la eficacia del fármaco. Una vez que haya encontrado el más apropiado, no deje de administrarlo cuando remitan los síntomas. Lo ideal es seguir dándoselo a diario durante la temporada de alergia.

(Ni aun así se tomara la pastilla)

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO
Aunque la fiebre del heno y otras alergias rara vez causan algo más que picores, algunos animales domésticos se rascan con tal furor que pueden perder el pelo y causarse lesiones cutáneas o infecciones  importantes. En el caso de los animales hipersensibles, los veterinarios recomiendan usar un tratamiento de inyecciones antihistamínicas. Estas inyecciones -que en un principio se aplican cada varios días y luego 1 vez a la semana durante un período de meses o años consiguen que el animal doméstico pierda progresivamente su sensibilidad a los alérgenos. Con el tiempo, es probable que la alergia desaparezca, y que los animales  dejen de necesitar las inyecciones.

Alivie las molestias con suplementos. Para calmar las irritaciones cutáneas, pruebe a administrar a su animal  de compañía suplementos de ácidos grasos, que también se emplean para tratar la sarna y otros problemas dermatológicos. Los suplementos se presentan en cápsulas y están a la venta en la mayoría de las tiendas de  productos para animales.
Consulte al veterinario cuál es la dosis adecuada para su animal. No siempre resulta fácil conseguir que un gato o un perro trague una cápsula. Si tiene dificultades para hacerlo, abra ésta y añada el aceite que  contiene a la comida del animal. Este remedio es eficaz en el 20 % de los perros y entre el 25 Y el 30 % de  los gatos. El aceite sabe a pescado y gusta particularmente a los gatos.

Restrinja las salidas. En primavera y en verano, el aire está cargado de polen, y éste suele quedarse adherido al pelo de los animales. Para evitar que el polen martirice a su animal de compañía, manténgalo dentro durante las horas en que hay mayor concentración en el aire; es decir, a primera hora de la mañana y al atardecer.

Preste atención a su hábitat. Las alfombras, las cortinas y los sillones mullidos dan a su hogar un aire cálido y acogedor, pero también ejercen un poderoso magnetismo sobre las partículas de polvo y de polen. No necesita llegar al extremo de redecorar su casa; limítese a mantener a su animal de compañía en zonas de la casa que sean fáciles de limpiar, como aquellas sin alfombras y con cortinas de plástico.

Observe una limpieza meticulosa. La limpieza diaria no eliminará las partículas causantes de alergias, pero contribuirá a mantenerlas en un nivel aceptable. También es recomendable cambiar los filtros del  sistema de calefacción o refrigeración una vez al mes. Lave una vez a la semana las fundas de los cojines o  las mantas del lecho de su animal de compañía. De este modo, evitará la acumulación de ácaros del polvo, organismos microscópicos que suelen causar alergias en personas y animales.

Investigue el «lavabo» del animal. Muchas arenas para el «lavabo» de los animales contienen aromatizantes químicos para dar una fragancia más agradable al «lavabo» de su animal de compañía (para usted, no para él). Sin embargo, algunos perros y gatos pueden tener una sensibilidad especial al olor y al polvo de estos productos.

Sólo para perros
Dele baños de pies. En ocasiones, los perros con alergia sufren picores en las patas, y un baño con sales de sulfato de magnesia puede ofrecerles un alivio rápido. Sumerja los pies del perro en la bañera entre 5 y 10  minutos, y luego séquele las patas con suavidad. Sin embargo, evite que beba el agua, pues las sales de  sulfato de magnesia tienen un efecto purgante.

CÓMO ADMINISTRAR LOS MEDICAMENTOS
Aunque los antihistamínicos suelen resultar eficaces en el tratamiento de la fiebre del heno, no siempre resulta fácil conseguir que un gato o un perro trague una píldora. Estos fármacos son más eficaces cuando se  ingieren con el estómago vacío, de modo que no es conveniente mezclarlos furtivamente con la comida. (Por  otra parte, los animales más listos siempre se las ingenian para dejarlos a un lado.) He aquí una táctica mejor para conseguir que su perro tome la medicina. (Para aprender a administrar píldoras a un gato, consulte la sección «Cómo ayudarlo a tomar su medicina») 
Coloque la palma de la mano sobre el puente de la nariz del perro. El pulgar y el índice deben rodear el hocico y encajarse entre los caninos superiores (los dientes más largos). Luego, presione con suavidad los  labios contra los dientes, lo que hará que el perro afloje la mandíbula inferior y abra la boca. Con la otra mano, introduzca rápidamente la píldora en la base de la lengua. A continuación, ciérrele la boca y acaríciele  la garganta hasta que note que se ha tragado la píldora. Cuando el perro se relama, sabrá que lo ha  conseguido. 
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)

Categorías:gatos, perros, remedios

Remedios caseros: conjuntivitis

12/02/2012 5 comentarios
CONJUNTIVITIS
6 soluciones para un problema irritante

Usted sospecha que su perro ha estado viendo un culebrón en la tele, pues tiene los ojos llorosos. Su gato pasa más tiempo restregándose los ojos que persiguiendo a su ratón de juguete. . ‘” 
Uno de los problemas oculares más comunes en perros y gatos es la conjuntivitis, es decir, la inflamación de la membrana que recubre el ojo y el interior de los párpados. Causada por factores tan diversos como alergias, infecciones e incluso el moquillo, se manifiesta con picor, irritación y abundancia de secreciones o  lágrimas. Los veterinarios recomiendan tomar estas medidas para aliviar el malestar.

Para perros y gatos
Límpiele los ojos. Para acelerar la curación y aliviar las molestias, limpie las secreciones de los ojos.
Moje una bola de algodón con agua tibia, estrújela y limpie con suavidad alrededor de los ojos. Repita 2 veces al día o tantas veces como sea necesario.

o use un baño ocular. En lugar de usar agua, puede probar  una solución para baños oculares de venta sin receta. Los baños oculares respetan el pH del cuerpo y, por  lo tanto, son menos irritantes que el agua. Puede comprar una solución para baños oculares en las tiendas de artículos para animales de compañía, pero las de uso humano son igualmente eficaces. Siga las instrucciones del prospecto.

Ayúdelo a llorar. Los baños oculares son eficaces para limpiar los párpados, pero también es necesario limpiar la superficie del ojo. Para ello puede usar lágrimas artificiales, que contribuyen a expulsar las partículas responsables de la conjuntivitis.

Póngale una compresa. Una compresa húmeda y templada sobre los ojos del animal puede aliviar las molestias de la conjuntivitis. Moje un paño suave y limpio con agua tibia y póngalo sobre los ojos de su  mascota durante 5 minutos. La compresa hará que el animal se sienta mucho mejor, al tiempo que ayuda a mantener los ojos limpios.
Si el animal se resiste a que le tape los ojos, aplique la compresa sobre un ojo durante 5 minutos. Luego aclare el paño y cubra el otro ojo. Naturalmente, si sólo hay un ojo afectado, puede saltarse el último paso.

Llévelo al barbero. El cuidado del pelaje contribuye a prevenir las irritaciones oculares. Cuando el pelo cae sobre los ojos del animal -y sobre todo si se enreda alrededor de las comisuras- puede producir irritaciones que con el tiempo se convierten en conjuntivitis. Por lo tanto, cepille el pelo apartándolo de los  ojos o acuda a un peluquero profesional para que lo corte.

Mantenga las ventanillas entrecerradas. Cuando viaje en coche con su animal de compañía, no permita que éste saque la cabeza por la ventanilla. Podría entrarle suciedad en los ojos y hacerla s más propensos a las infecciones.

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO
Aunque la conjuntivitis no es difícil de tratar, cualquier infección ocular puede producir daños permanentes, de modo que es aconsejable consultar al veterinario en cuanto se observen los primeros síntomas.
En algunos casos, el animal necesitará antibiótico s para combatir la infección. Además, algunos perros que parecen tener conjuntivitis padecen, en realidad, sequedad ocular, una afección conocida como queratoconjuntivitis seca. (Rara vez afecta a los gatos.) Este trastorno se manifiesta cuando el animal no segrega suficientes lágrimas para mantener los ojos lubricados.
Si el veterinario diagnostica sequedad ocular, es probable que sólo le prescriba lágrimas artificiales, aunque en algunos casos es necesario reforzar el tratamiento con antibióticos (o ciclosporina al 2 %). 
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)
Dedicado a Bria, a ver si se recupera de la conjuntivitis

Categorías:gatos, perros, remedios

Remedios: Alergia y sensibilidad a los alimentos

11/02/2012 1 comentario

ALERGIA Y SENSIBILIDAD A LOS ALIMENTOS
9 formas de ayudarlo a digerir la comida

Si su animal de compañía come una galleta, ¿después rechaza la comida? ¿No deja de rascarse? Cuando perros o gatos tienen alergia o sensibilidad a ciertos alimentos, una comida inadecuada puede desencadenar  innumerables efectos desagradables, desde vómitos y diarreas hasta picores constantes. En la mayoría de los casos, las alergias alimentarias son fáciles de tratar. La primera medida es sustituir el alimento habitual por uno  nuevo. Éstas son algunas de las recomendaciones de los expertos para que la hora de la comida vuelva a ser un placer.

Para perros y gatos
No comparta su comida. Muchos de los alimentos que comemos los seres humanos pueden causar problemas a los animales de compañía. La ingestión de pequeñas cantidades de queso fermentado, salchichas, atún enlatado, claras de huevo o incluso tomates puede provocar síntomas alérgicos.

Olvídese de los lácteos. Algunos animales de compañía tienen dificultades para digerir la leche o el queso, porque carecen de lactosa, la enzima necesaria para digerir el azúcar de la leche (lactosa). Cuando un  animal no puede digerir la lactosa, la leche suele producirle diarrea.

Pruebe una dieta por eliminación. La única forma de asegurarse de que un alimento determinado es el responsable del malestar de su mascota, es eliminar dicho alimento de la dieta durante un período de 12  semanas y observar si se aprecia una mejoría. Como al principio se ignora cuál es el presunto alérgeno, el veterinario podría sugerirle una dieta por eliminación. Se empieza por cambiar por completo de alimentación hasta que los síntomas desaparezcan. Luego, se introducen los antiguos alimentos, uno a uno, hasta que los síntomas reaparezcan. Entonces sabrá con seguridad cuál es el alimento responsable del problema.

Escoja un alimento «seguro». Al principio de la dieta por eliminación, tendrá que dar al animal un alimento completamente nuevo, cuyos ingredientes no haya probado antes. No basta con cambiar de marca, pues  muchos productos comerciales contienen los mismos ingredientes. La dieta ideal contiene una única clase de  proteína, que el animal no ha consumido con anterioridad.
Lea la etiqueta del alimento habitual, que probablemente contendrá carne de ternera, pescado, pollo, huevos, leche, trigo, saja o maíz. El paso siguiente es escoger un producto sin ninguno de esos ingredientes.

Dele comida casera. Una forma de controlar lo que come el animal durante la dieta por eliminación es  preparar comidas caseras «hipoalergénicas». . Una opción apropiada para los perros es una combinación  de arroz con una papilla para bebés que contenga cordero (siempre que estos ingredientes no estuvieran incluidos en su alimento habitual). A los gatos no les gusta el arroz, de modo que deles sólo la papilla para bebés.

Pruebe una marca comercial. Si no desea preparar la comida para su animal de compañía, el veterinario le recomendará una dieta preparada. Existen en el mercado unos cuantos productos hechos con fuentes  «inusuales» de proteínas -como conejo o venado- que pueden emplearse para detectar alergias alimentarias.

No le deje picar. Durante la dieta por eliminación, tendrá que evitar también las golosinas para animales, los huesos de cuero e incluso las vitaminas con saborizantes. Hasta que usted haya descubierto el alimento  causante del problema, el animal no debería ingerir nada aparte del alimento escogido y, a ser posible, agua destilada.

Reintroduzca los viejos alimentos de forma gradual. Una vez que los síntomas han desaparecido, es hora de reintroducir los alimentos viejos uno a uno para observar sus reacciones. Dele el alimento en cuestión durante unos 5 días. Por ejemplo, para determinar si el animal tiene alergia a la saja, dele pequeñas  cantidades de tofu. Otros posibles responsables de alergias son la carne de ternera, el pollo, el trigo, el maíz y los huevos. La mayoría de los gatos y los perros son alérgicos a sólo uno o dos ingredientes.
Si usted consigue provocar una reacción alérgica y hacerla desaparecer evitando un alimento, habrá descubierto la relación de causa y efecto.

Busque un alimento inocuo. Una vez que haya descubierto la causa de la alergia, seguramente encontrará 20 o 30 alimentos para animales apropiados para su mascota.

COMBINACIONES SOSPECHOSAS
A veces resulta difícil detectar el alimento causante de una alergia alimentaria. Los perros y los gatos pueden ser alérgicos a una variedad de proteínas y, además, mostrar una sensibilidad especial hacia otros factores, como las pulgas o el polen. En algunos casos, los síntomas sólo se presentan cuando el animal se expone a todos estos factores a la vez. Aunque esta clase de sensibilidad múltiple es difícil de diagnosticar, no necesariamente es difícil de tratar. A veces basta con eliminar uno solo  de los alérgenos -las pulgas, por ejemplo- para reducir la sensibilidad a un alimento.
(Fuente: Remedios para perros y gatos)

Categorías:gatos, perros, remedios

Remedios caseros perros y gatos: Acné

Sin duda, no encontrará a su siamés mirándose horrorizado al espejo, con un tubo de crema antiacné en la pata. Su doberman no se verá obligado a cancelar una cita o a renunciar a unas patatas fritas a causa de las  espinillas. Pero los animales domésticos pueden sufrir una forma de acné tan antiestética e incómoda como  a de cualquier adolescente. Localizado en la barbilla o alrededor de la cara, el acné en los animales  domésticos suele deberse a una infección en las glándulas sebáceas. Dicha infección puede producirse cuando el hábito normal de rascarse irrita los folículos pilosos y provoca una inflamación en las glándulas. Otras causas son las alergias o los desequilibrios hormonales. En los gatos, el acné puede ser consecuencia  de una higiene deficiente. El acné puede presentarse en gatos de todas las edades, mientras que en los  perros es más común en edades tempranas. Por alguna razón, los ejemplares de razas más grandes -mastín, gran danés o similares- padecen este trastorno con mayor frecuencia. Aunque el acné en los animales domésticos no produce los mismos inconvenientes sociales que en los seres humanos, puede resultar muy  molesto. He aquí algunos consejos de los expertos.

Para perros y gatos
Limpie la zona infectada a diario. Un lavado suave de la cara con una manopla con jabón elimina las bacterias de la superficie y contribuye a retirar la suciedad que obstruye las glándulas sebáceas. Para que el lavado sea eficaz, la manopla debe estar mojada en agua más caliente que la que se usaría para el baño de un bebé, aunque sin que llegue a quemar. Frote con suavidad, luego aclare con agua tibia para retirar el  jabón. Puede usar cualquier jabón suave o comprar un champú antibacteriano en una tienda de artículos para animales domésticos. No emplee jabones desodorantes para uso humano, porque podrían resultar irritantes en la piel del animal.

Aplique calor. Otra forma de ayudar a abrir una glándula sebácea obstruida es aplicar una compresa  caliente en la zona. Use una manopla mojada en agua caliente (no hirviendo), estrújela y manténgala en la zona afectada unos 5 minutos o hasta que se enfríe. Repita esta operación 1 vez al día, hasta que el acné  desaparezca.

Recurra a la Equinacea angustio fila. Administrada por vía oral, esta hierba con propiedades antiinfecciosas de venta en herboristerías actúa como un antibiótico suave, combatiendo el acné desde el interior. La Equinacea suele venderse en forma de tabletas o solución. Los veterinarios recomiendan administrar la mitad de la dosis humana a un perro mediano y la octava parte a un perro pequeño. Pero no dé esta hierba a los gatos sin consultar antes con el veterinario, pues algunos felinos tienen dificultades para digerirla.

Use caléndula. El extracto de la flor de caléndula ayuda a combatir las infecciones de la piel y acelera el proceso de curación. Vierta 6 gotas de extracto de caléndula en 28 ml de agua. Aplique la solución  resultante con un trozo de algodón limpio 2 veces al día.

Trátelo con Aloe vera. Aplicar una fina capa de savia de Aloe vera ayudará a aliviar las molestias ausadas por el acné. Si no tiene una planta de Aloe vera en casa, podrá comprar un gel con esta sustancia en la  mayoría de los establecimientos de dietética.

No le dé medicinas para seres humanos. Los fármaco s empleados para combatir el acné de los seres humanos no tienen los mismos resultados en los animales domésticos. Si le aplica un producto antiacné para personas, sólo conseguirá agravar la afección.

No apriete las espinillas. Es probable que cuando el estado del acné de su animal de compañía esté en plena «erupción», usted caiga en la tentación de apretarle las espinillas. No lo haga. Reventar las espinillas puede resultar doloroso, y en algunos casos hará que las bacterias se propaguen por debajo de la piel,  causando una infección más profunda.

Observe la evolución del problema. Aunque la fase crítica del acné suele durar unos días, después de los cuales la piel cicatriza, en ocasiones el problema se vuelve crónico. En este caso, es probable que el  trastorno obedezca a algún factor ambiental, como algún tipo de collar antipulgas o algún pesticida de uso doméstico. Pruebe a sustituir el collar tratado con un producto químico por otro con un antipulgas natural  (de hierbas).

Ataque la causa. Al igual que en las personas, el acné de los animales domésticos puede deberse a cambios o desequilibrios hormonales. Si el problema continúa, considere la posibilidad de esterilizar al  animal, una medida que puede resultar muy eficaz.
(Fuente: remedios caseros para perros y gatos)

Categorías:gatos, perros, remedios