Inicio > gatos, remedios > Asma en gatos

Asma en gatos

ASMA
12 trucos para facilitar la respiración

Parece que fue ayer cuando las únicas criaturas capaces de superar la rapidez de su travieso felino eran las pocas moscas  que tenían la suerte de huir de él. Pero en los últimos tiempos, hasta los paseos más breves por el jardín desencadenan ataques de asma, con estornudos, tos y fatiga. En los gatos, la tos y los resuellos son síntomas de asma. Habitualmente  causada por el polvo o el polen, el asma en los gatos se presenta cuando las vías respiratorias se inflaman y se estrechan,  dificultando así el paso del aire. (Los perros son menos propensos a esta afección.) Aunque en casi todos los casos el asma debe tratarse con medicación, usted puede tomar algunas medidas en casa para ayudarle a respirar mejor.

Sólo para gatos

  • Ayúdelo a adelgazar. Todos los gatos deberían mantenerse delgados, pero el control del peso es particularmente  importante para los animales que padecen asma. La obesidad puede agravar los síntomas del asma, y un gato con  sobrepeso tendrá mayores dificultades para respirar. Si su gato está rollizo, ayúdele a perder peso, reduciendo de manera gradual la cantidad de alimento que ingiere. Consulte a su veterinario para planificar una dieta equilibrada  y razonable. 
  • Recurra a un humidificador de aire. Respirar aire seco irrita las vías respiratorias, lo que a su vez puede  desencadenar ataques de asma. En muchos hogares, los aparatos de aire acondicionado mantienen el nivel de  humedad ambiental por debajo del l O%. En invierno la calefacción también seca el aire. Para evitar este  problema, use un vaporizador o un humidificador de aire que eleve el nivel de humedad ambiental hasta el 30 o el  40 %. Sin embargo, no supere estos niveles, porque podría alentar la reproducción de moho y ácaros del polvo,  que también pueden causar ataques de asma.
  • Abandone el tabaco. Seguro que su gato no fuma, pero el humo que expele usted o sus amigos puede agravar su  problema. Los animales domésticos son mucho más vulnerables que las personas a los efectos del tabaco, y la  concentración de humo a nivel del suelo es muy superior a lo que comúnmente se cree. Si usted fuma, hará un  favor a su animal doméstico (y a usted mismo) abandonando el hábito. O fume en otro sitio.

 

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO

Aunque el asma casi siempre puede tratarse en casa, bajo la supervisión de un veterinario, es importante recordar que  durante un ataque las vías respiratorias del gato se inflaman y se estrechan. Si éstas se cierran por completo, el animal  podría morir. Si el gato comienza a toser ya resollar, o si ha tenido ataques de asma con anterioridad, pero los síntomas  se agravan, no corra riesgos innecesarios. Llame al veterinario de inmediato.
Además, debería preguntar al veterinario si existe la posibilidad de que el animal tenga filariosis, una enfermedad  parasitaria causada por una lombriz (la Dirofilaria immitis) que se aloja en las vías respiratorias o en el corazón. Algunos  gatos reaccionan a estos parásitos como lo harían ante un alérgeno como el polen. A menudo, los síntomas de la   filariosis se asemejan a los del asma. Estos parásitos pueden detectarse con un simple análisis de sangre.  

 

  • Enciérrelo. Si sospecha que la causa de los ataques de asma es la fiebre del heno, mantenga al animal dentro de casa ante la  temporada de polen. Esto es especialmente importante a primera hora de la maña al atardecer, cuando el aire alcanza la mayor concentración de polen.
  • Escoja la arena adecuada. La mayoría de los productos para el «lavabo» de los gatos  sueltan polvo cuando el gato comienza a excavar. Busque productos libres de polvo o arena de playa, de la que se usa en los parques infantiles.
  • Mantenga limpio el aire. Muchos productos de uso habitual, como la laca para el pelo, los perfumes o los  limpiadores domésticos, pueden irritar las vías respiratorias del gato y desencadenar ataques de asma. Cualquier  producto irritante para sus fosas nasal es también puede producir problemas a un animal. Renuncie a los limpiadores potentes y use otros más suaves, como vinagre y bicarbonato de sodio, aunque eso le exija frotar un  poco más. Sin embargo, para limpiar el cuarto de baño y otras zonas donde pueden desarrollarse hongos, deberá  usar lejía diluida. Asegúrese de aclarar con abundante agua fresca, y encierre al animal en otra habitación  mientras que se ventila la que acaba de limpiar.

 

CÓMO AYUDARLO A TOMAR SU MEDICINA
Por lo general, los gatos afectados de asma deben tomar medicamentos para aliviar la inflamación de las vías  respiratorias. Para conseguir que el gato se trague las tabletas o cápsulas sin que lo arañe, envuélvale el torso con una toalla para inmovilizarle las patas delanteras. Póngale una mano sobre la cabeza, con el pulgar a un lado de la mandíbula  y los demás dedos al otro, e inclínesela hacia atrás.
La mandíbula inferior se abrirá por reflejo, aunque quizá necesite usar el pulgar y el índice para mantenerla abierta.  Introduzca la píldora en el interior de la boca y empújela con el dedo índice. No pruebe esta técnica cuando el gato tiene  la cabeza en posición normal, pues resulta imposible empujar una píldora «cuesta arriba». Si debe administrarle un  medicamento en gotas, limpie con cuidado la parte exterior del gotero para que éste no tenga mal sabor. Introduzca el  gotero lo más profundamente que pueda en la boca del gato para que el líquido no toque las papilas gustativas. ¿Cómo  asegurarse de que su astuto amigo se traga la pastilla y no la escupirá en cualquier rincón? La mejor forma de hacer que  un gato trague es darle un susto. En cuanto haya introducido la medicina en su boca y lo haya soltado, sóplele en la cara.  El animal tragará instintivamente. 

Para administrar una píldora a su gato, póngalo de pie sobre su regazo y enuuéluale la espalda, las patas y el pecho con una toalla, para evitar que lo arañe.

 

 

 

 

 

Inclinele la cabeza hacia atrás, de modo que el hocico apunte hacia arriba en un ángulo de 45°

Introduzca la píldora en la boca y empújela hacia la base de la lengua.

 

 

 

  • Esmérese en la limpieza. Hasta las partículas más minúsculas de polvo y suciedad pueden provocar ataques de  asma. Por lo tanto, es necesario mantener el hábitat de su gato perfectamente limpio. Quite el polvo de todos los  rincones y mueva los muebles para limpiar debajo. Sin embargo, tenga en cuenta que, mientras limpie, levantará  nubes de polvo, por lo que el animal deberá permanecer en otra habitación hasta que haya terminado.
  • Combata  los ácaros. Los ácaro s del polvo son organismos microscópicos que habitualmente se reproducen en los  colchones y en la ropa de cama. Con frecuencia, estos organismos son los responsables de los ataques de asma. Una forma de mantened os a raya es envolver los colchones y las almohadas en fundas de plástico. Asimismo, lave  la ropa de cama en agua caliente todas las semanas. Así conseguirá reducir el número de ácaros y mejorar el  estado de su gato.
  • Filtre los problemas. Si calienta o enfría su casa con acondicionadores de aire, considere la posibilidad de instalar  un filtro electrostático. Aunque estos artilugios suelen ser caros, filtran con eficacia las partículas causantes del  asma.
  • Identifique al culpable. Si el asma acaba de aparecer, es posible que su causa sea un objeto adquirido   recientemente, como una alfombra o un sofá nuevos. Por otra parte, los gatos pueden demostrar una sensibilidad  especial al champú o al detergente para la ropa que usan sus amos. En caso de que haya cambiado recientemente  de producto, vuelva a usar la marca anterior y observe si el animal experimenta alguna mejoría.
  • Protéjalo con suplementos dietéticos. Algunos veterinarios creen que administrar a los animales domésticos  vitaminas antioxidantes (que, al parecer, evitan la oxidación de las células) puede contribuir a aliviar una serie de  trastornos, entre ellos el asma. Dele a su animal una dosis infantil de vitamina C o E una vez a la semana.  Desmenuce la tableta y mézclela con la comida.
  • Tranquilice a su gato. Tanto en las personas como en los animales domésticos, el asma suele asociarse con  problemas de estrés. En épocas de crisis frecuentes es conveniente evitar las actividades que ponen nervioso al  gato, como llevado a la peluquería. Permítale permanecer en casa, tranquilo, hasta que se sienta mejor

Fuente: Remedios caseros para perros y gatos

Anuncios
Categorías:gatos, remedios Etiquetas:
  1. Ana
    21/11/2013 en 3:09

    Se puede utilizar el limón y el agua para elaborar uno de los Remedios Caseros para el Asma mas efectivos.

    • César Sigüenza
      15/09/2015 en 3:36

      Hola, fijate que creo que mi gato tiene asma, estoy preocupado, su respiración es muy rápida y con ruido a veces, también tose y su tos es seca, no se que darle, ¿me puedes ayudar? ¿Limón con agua? Explicame como por favor 😦

  2. Emi Reyes
    14/12/2014 en 19:28

    Gracias por los consejos, saludos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: