Archive

Archive for 21 febrero 2012

Remedios caseros: alergias y fiebre del heno

21/02/2012 1 comentario
ALERGIAS Y FIEBRE DEL HENO
9 estrategias para aliviarlas

¿Perros y gatos con fiebre del heno? ¡Claro que sí!
Al igual que sus propietarios, muchos animales de compañía son sensibles a ciertas molestas partículas transportadas por el aire: no sólo al polen o a los hongos, sino también al polvo, las plumas o la lana.
Pero mientras la mayoría de las personas que padecen fiebre del heno presentan irritación ocular, ataques de estornudos y goteo nasal, esta clase de afección en los animales suele manifestarse en forma de intensos picores. He aquí lo que recomiendan los expertos para aliviar las molestias de la piel y controlar las alergias.

Para perros y gatos
Use agua fría. Una forma rápida de calmar los picores es dar al animal un baño de agua fresca. Sumérjalo en agua fría entre 5 y 10 minutos, pero asegúrese de que el agua esté fresca. El calor sólo conseguirá aumentar el prurito.
Los gatos no son amigos del agua, así que. darles un baño puede convertirse en un auténtico desafío. Siga los consejos de «Cómo bañar a su gato»(proximamente en este blog)

Recurra a las propiedades calmantes de la avena. Para que el baño resulte aún más eficaz, los veterinarios recomiendan añadir un poco de avena al agua del baño. La avena da una textura suave y sed osa al agua, que ayudará a calmar el picor más pertinaz.

Administre antihistamínicos. Los antihistamínicos mantendrán las alergias bajo control. El veterinario podría recomendarle un fármaco de venta sin receta con el principio activo definhidramina. La dosis habitual es entre 1 y 3 mg por kilo de peso del animal, pero el veterinario le indicará la cantidad más adecuada para su mascota. No todos los antihistamínicos son convenientes en la totalidad de los casos. Es probable que el veterinario le recomiende varios antes de encontrar el más eficaz para su animal. Por lo general, es necesario un período de prueba de 4 a 6 días para evaluar la eficacia del fármaco. Una vez que haya encontrado el más apropiado, no deje de administrarlo cuando remitan los síntomas. Lo ideal es seguir dándoselo a diario durante la temporada de alergia.

(Ni aun así se tomara la pastilla)

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO
Aunque la fiebre del heno y otras alergias rara vez causan algo más que picores, algunos animales domésticos se rascan con tal furor que pueden perder el pelo y causarse lesiones cutáneas o infecciones  importantes. En el caso de los animales hipersensibles, los veterinarios recomiendan usar un tratamiento de inyecciones antihistamínicas. Estas inyecciones -que en un principio se aplican cada varios días y luego 1 vez a la semana durante un período de meses o años consiguen que el animal doméstico pierda progresivamente su sensibilidad a los alérgenos. Con el tiempo, es probable que la alergia desaparezca, y que los animales  dejen de necesitar las inyecciones.

Alivie las molestias con suplementos. Para calmar las irritaciones cutáneas, pruebe a administrar a su animal  de compañía suplementos de ácidos grasos, que también se emplean para tratar la sarna y otros problemas dermatológicos. Los suplementos se presentan en cápsulas y están a la venta en la mayoría de las tiendas de  productos para animales.
Consulte al veterinario cuál es la dosis adecuada para su animal. No siempre resulta fácil conseguir que un gato o un perro trague una cápsula. Si tiene dificultades para hacerlo, abra ésta y añada el aceite que  contiene a la comida del animal. Este remedio es eficaz en el 20 % de los perros y entre el 25 Y el 30 % de  los gatos. El aceite sabe a pescado y gusta particularmente a los gatos.

Restrinja las salidas. En primavera y en verano, el aire está cargado de polen, y éste suele quedarse adherido al pelo de los animales. Para evitar que el polen martirice a su animal de compañía, manténgalo dentro durante las horas en que hay mayor concentración en el aire; es decir, a primera hora de la mañana y al atardecer.

Preste atención a su hábitat. Las alfombras, las cortinas y los sillones mullidos dan a su hogar un aire cálido y acogedor, pero también ejercen un poderoso magnetismo sobre las partículas de polvo y de polen. No necesita llegar al extremo de redecorar su casa; limítese a mantener a su animal de compañía en zonas de la casa que sean fáciles de limpiar, como aquellas sin alfombras y con cortinas de plástico.

Observe una limpieza meticulosa. La limpieza diaria no eliminará las partículas causantes de alergias, pero contribuirá a mantenerlas en un nivel aceptable. También es recomendable cambiar los filtros del  sistema de calefacción o refrigeración una vez al mes. Lave una vez a la semana las fundas de los cojines o  las mantas del lecho de su animal de compañía. De este modo, evitará la acumulación de ácaros del polvo, organismos microscópicos que suelen causar alergias en personas y animales.

Investigue el «lavabo» del animal. Muchas arenas para el «lavabo» de los animales contienen aromatizantes químicos para dar una fragancia más agradable al «lavabo» de su animal de compañía (para usted, no para él). Sin embargo, algunos perros y gatos pueden tener una sensibilidad especial al olor y al polvo de estos productos.

Sólo para perros
Dele baños de pies. En ocasiones, los perros con alergia sufren picores en las patas, y un baño con sales de sulfato de magnesia puede ofrecerles un alivio rápido. Sumerja los pies del perro en la bañera entre 5 y 10  minutos, y luego séquele las patas con suavidad. Sin embargo, evite que beba el agua, pues las sales de  sulfato de magnesia tienen un efecto purgante.

CÓMO ADMINISTRAR LOS MEDICAMENTOS
Aunque los antihistamínicos suelen resultar eficaces en el tratamiento de la fiebre del heno, no siempre resulta fácil conseguir que un gato o un perro trague una píldora. Estos fármacos son más eficaces cuando se  ingieren con el estómago vacío, de modo que no es conveniente mezclarlos furtivamente con la comida. (Por  otra parte, los animales más listos siempre se las ingenian para dejarlos a un lado.) He aquí una táctica mejor para conseguir que su perro tome la medicina. (Para aprender a administrar píldoras a un gato, consulte la sección «Cómo ayudarlo a tomar su medicina») 
Coloque la palma de la mano sobre el puente de la nariz del perro. El pulgar y el índice deben rodear el hocico y encajarse entre los caninos superiores (los dientes más largos). Luego, presione con suavidad los  labios contra los dientes, lo que hará que el perro afloje la mandíbula inferior y abra la boca. Con la otra mano, introduzca rápidamente la píldora en la base de la lengua. A continuación, ciérrele la boca y acaríciele  la garganta hasta que note que se ha tragado la píldora. Cuando el perro se relama, sabrá que lo ha  conseguido. 
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)

Categorías:gatos, perros, remedios

Remedios caseros: conjuntivitis

12/02/2012 5 comentarios
CONJUNTIVITIS
6 soluciones para un problema irritante

Usted sospecha que su perro ha estado viendo un culebrón en la tele, pues tiene los ojos llorosos. Su gato pasa más tiempo restregándose los ojos que persiguiendo a su ratón de juguete. . ‘” 
Uno de los problemas oculares más comunes en perros y gatos es la conjuntivitis, es decir, la inflamación de la membrana que recubre el ojo y el interior de los párpados. Causada por factores tan diversos como alergias, infecciones e incluso el moquillo, se manifiesta con picor, irritación y abundancia de secreciones o  lágrimas. Los veterinarios recomiendan tomar estas medidas para aliviar el malestar.

Para perros y gatos
Límpiele los ojos. Para acelerar la curación y aliviar las molestias, limpie las secreciones de los ojos.
Moje una bola de algodón con agua tibia, estrújela y limpie con suavidad alrededor de los ojos. Repita 2 veces al día o tantas veces como sea necesario.

o use un baño ocular. En lugar de usar agua, puede probar  una solución para baños oculares de venta sin receta. Los baños oculares respetan el pH del cuerpo y, por  lo tanto, son menos irritantes que el agua. Puede comprar una solución para baños oculares en las tiendas de artículos para animales de compañía, pero las de uso humano son igualmente eficaces. Siga las instrucciones del prospecto.

Ayúdelo a llorar. Los baños oculares son eficaces para limpiar los párpados, pero también es necesario limpiar la superficie del ojo. Para ello puede usar lágrimas artificiales, que contribuyen a expulsar las partículas responsables de la conjuntivitis.

Póngale una compresa. Una compresa húmeda y templada sobre los ojos del animal puede aliviar las molestias de la conjuntivitis. Moje un paño suave y limpio con agua tibia y póngalo sobre los ojos de su  mascota durante 5 minutos. La compresa hará que el animal se sienta mucho mejor, al tiempo que ayuda a mantener los ojos limpios.
Si el animal se resiste a que le tape los ojos, aplique la compresa sobre un ojo durante 5 minutos. Luego aclare el paño y cubra el otro ojo. Naturalmente, si sólo hay un ojo afectado, puede saltarse el último paso.

Llévelo al barbero. El cuidado del pelaje contribuye a prevenir las irritaciones oculares. Cuando el pelo cae sobre los ojos del animal -y sobre todo si se enreda alrededor de las comisuras- puede producir irritaciones que con el tiempo se convierten en conjuntivitis. Por lo tanto, cepille el pelo apartándolo de los  ojos o acuda a un peluquero profesional para que lo corte.

Mantenga las ventanillas entrecerradas. Cuando viaje en coche con su animal de compañía, no permita que éste saque la cabeza por la ventanilla. Podría entrarle suciedad en los ojos y hacerla s más propensos a las infecciones.

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO
Aunque la conjuntivitis no es difícil de tratar, cualquier infección ocular puede producir daños permanentes, de modo que es aconsejable consultar al veterinario en cuanto se observen los primeros síntomas.
En algunos casos, el animal necesitará antibiótico s para combatir la infección. Además, algunos perros que parecen tener conjuntivitis padecen, en realidad, sequedad ocular, una afección conocida como queratoconjuntivitis seca. (Rara vez afecta a los gatos.) Este trastorno se manifiesta cuando el animal no segrega suficientes lágrimas para mantener los ojos lubricados.
Si el veterinario diagnostica sequedad ocular, es probable que sólo le prescriba lágrimas artificiales, aunque en algunos casos es necesario reforzar el tratamiento con antibióticos (o ciclosporina al 2 %). 
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)
Dedicado a Bria, a ver si se recupera de la conjuntivitis

Categorías:gatos, perros, remedios

Remedios: Alergia y sensibilidad a los alimentos

11/02/2012 1 comentario

ALERGIA Y SENSIBILIDAD A LOS ALIMENTOS
9 formas de ayudarlo a digerir la comida

Si su animal de compañía come una galleta, ¿después rechaza la comida? ¿No deja de rascarse? Cuando perros o gatos tienen alergia o sensibilidad a ciertos alimentos, una comida inadecuada puede desencadenar  innumerables efectos desagradables, desde vómitos y diarreas hasta picores constantes. En la mayoría de los casos, las alergias alimentarias son fáciles de tratar. La primera medida es sustituir el alimento habitual por uno  nuevo. Éstas son algunas de las recomendaciones de los expertos para que la hora de la comida vuelva a ser un placer.

Para perros y gatos
No comparta su comida. Muchos de los alimentos que comemos los seres humanos pueden causar problemas a los animales de compañía. La ingestión de pequeñas cantidades de queso fermentado, salchichas, atún enlatado, claras de huevo o incluso tomates puede provocar síntomas alérgicos.

Olvídese de los lácteos. Algunos animales de compañía tienen dificultades para digerir la leche o el queso, porque carecen de lactosa, la enzima necesaria para digerir el azúcar de la leche (lactosa). Cuando un  animal no puede digerir la lactosa, la leche suele producirle diarrea.

Pruebe una dieta por eliminación. La única forma de asegurarse de que un alimento determinado es el responsable del malestar de su mascota, es eliminar dicho alimento de la dieta durante un período de 12  semanas y observar si se aprecia una mejoría. Como al principio se ignora cuál es el presunto alérgeno, el veterinario podría sugerirle una dieta por eliminación. Se empieza por cambiar por completo de alimentación hasta que los síntomas desaparezcan. Luego, se introducen los antiguos alimentos, uno a uno, hasta que los síntomas reaparezcan. Entonces sabrá con seguridad cuál es el alimento responsable del problema.

Escoja un alimento «seguro». Al principio de la dieta por eliminación, tendrá que dar al animal un alimento completamente nuevo, cuyos ingredientes no haya probado antes. No basta con cambiar de marca, pues  muchos productos comerciales contienen los mismos ingredientes. La dieta ideal contiene una única clase de  proteína, que el animal no ha consumido con anterioridad.
Lea la etiqueta del alimento habitual, que probablemente contendrá carne de ternera, pescado, pollo, huevos, leche, trigo, saja o maíz. El paso siguiente es escoger un producto sin ninguno de esos ingredientes.

Dele comida casera. Una forma de controlar lo que come el animal durante la dieta por eliminación es  preparar comidas caseras «hipoalergénicas». . Una opción apropiada para los perros es una combinación  de arroz con una papilla para bebés que contenga cordero (siempre que estos ingredientes no estuvieran incluidos en su alimento habitual). A los gatos no les gusta el arroz, de modo que deles sólo la papilla para bebés.

Pruebe una marca comercial. Si no desea preparar la comida para su animal de compañía, el veterinario le recomendará una dieta preparada. Existen en el mercado unos cuantos productos hechos con fuentes  «inusuales» de proteínas -como conejo o venado- que pueden emplearse para detectar alergias alimentarias.

No le deje picar. Durante la dieta por eliminación, tendrá que evitar también las golosinas para animales, los huesos de cuero e incluso las vitaminas con saborizantes. Hasta que usted haya descubierto el alimento  causante del problema, el animal no debería ingerir nada aparte del alimento escogido y, a ser posible, agua destilada.

Reintroduzca los viejos alimentos de forma gradual. Una vez que los síntomas han desaparecido, es hora de reintroducir los alimentos viejos uno a uno para observar sus reacciones. Dele el alimento en cuestión durante unos 5 días. Por ejemplo, para determinar si el animal tiene alergia a la saja, dele pequeñas  cantidades de tofu. Otros posibles responsables de alergias son la carne de ternera, el pollo, el trigo, el maíz y los huevos. La mayoría de los gatos y los perros son alérgicos a sólo uno o dos ingredientes.
Si usted consigue provocar una reacción alérgica y hacerla desaparecer evitando un alimento, habrá descubierto la relación de causa y efecto.

Busque un alimento inocuo. Una vez que haya descubierto la causa de la alergia, seguramente encontrará 20 o 30 alimentos para animales apropiados para su mascota.

COMBINACIONES SOSPECHOSAS
A veces resulta difícil detectar el alimento causante de una alergia alimentaria. Los perros y los gatos pueden ser alérgicos a una variedad de proteínas y, además, mostrar una sensibilidad especial hacia otros factores, como las pulgas o el polen. En algunos casos, los síntomas sólo se presentan cuando el animal se expone a todos estos factores a la vez. Aunque esta clase de sensibilidad múltiple es difícil de diagnosticar, no necesariamente es difícil de tratar. A veces basta con eliminar uno solo  de los alérgenos -las pulgas, por ejemplo- para reducir la sensibilidad a un alimento.
(Fuente: Remedios para perros y gatos)

Categorías:gatos, perros, remedios

remedios caseros: agresividad

AGRESIVIDAD
13 formas de tranquilizar a su mascota

En los tiempos en que la comida no se vendía envasada y la vida era mucho más difícil que en la actualidad, los perros y los gatos necesitaban adoptar una actitud agresiva y mantener las uñas y los dientes afilados  para sobrevivir.
En nuestros días, sin embargo, una conducta demasiado agresiva -como gruñir, mostrar los dientes o sacar las uñas- puede resultar peligrosa, y no sólo para las personas o los demás animales, sino también para la propia mascota.
Las causas de la agresividad de los gatos y los perros son múltiples. El miedo a los desconocidos o a las situaciones nuevas puede hacer que el animal muestre los dientes o las uñas. Un animal que ha sido  maltratado es más propenso a perder la calma o a morder. Además, en ocasiones, los propios amos alientan los juegos «violentos» del animal, que luego se sorprende cuando recibe una regañina en lugar de  una recompensa por su actitud.
No pase por alto ninguna conducta agresiva, pues lo más probable es que, lejos de mejorar, empeore.
Para mantener tranquilo y controlado a un animal de compañía, los expertos recomiendan
las siguientes medidas.

Para perros y gatos
Recuérdele quién es el amo. La próxima vez que su animal doméstico gruña, escupa o muerda, repréndalo con un firme «¡No!». El animal deberá dejar lo que está haciendo y agacharse en actitud de sumisión. Su  actitud corporal se podría interpretar como: «Creo que no volveré a intentarlo». Sin embargo, es importante no asustado ni darle motivos para alarmarse. El truco consiste en mostrarse firme, no aterrador. Pronto comprenderá lo que se espera de él.

Deténgalo en el acto. Los perros y los gatos, al igual que los niños, a menudo se portan mal cuando usted está demasiado  ocupado o cuando una regañina podría resultar embarazos a, por ejemplo, mientras su jefe está cenando en su casa.
Sin embargo, no le permita salirse con la suya. Para que una reprimenda resulte eficaz, debe producirse inmediatamente después de la mala conducta.

Use el aislamiento como castigo. Una de las mejores maneras de disciplinar a un animal agresivo es separarlo de lo que más quiere: usted. Déjelo solo en una habitación durante 5 minutos. A los animales de  compañía no les gusta la soledad.

Atúrdalo. Los animales domésticos detestan los ruidos fuertes, así que la próxima vez que el suyo se muestre agresivo, castigue sus oídos. Ponga unas cuantas monedas en el interior de una lata de refresco y  cierre la abertura con cinta adhesiva. Cuando el animal adopte una actitud agresiva, grite «[No!», al tiempo que sacude rápidamente la lata. El ruido le recordará que se ha pasado de la raya.

Reserve sus manos para demostrarle afecto. Es natural que se le escape un golpe cuando un perro muerde o un gato bufa, pero en la mayoría de los casos golpear al animal empeora la situación. Algunos  animales se asustan tanto que muerden instintivamente cada vez que se sienten amenazados. Su mano debe ser la mejor amiga de su animal de compañía.

Sólo para perros
Preséntele a los desconocidos. Los perros defienden instintivamente su territorio y pueden volverse agresivos cuando personas extrañas -como el cartero o el chico del supermercado- «invaden su   jurisdicción». Para ayudar a su perro a hacer amigos, tenga siempre un bote con «golosinas» cerca de la puerta. Cuando llegue una visita, dele una golosina para que se la ofrezca al perro. Su animal de compañía  no considerará una amenaza a una persona que le ofrece comida.

Envíele un hueso por correo. Los carteros suelen ser el blanco más frecuente de la agresividad de los perros. Si tiene un buzón delante de su casa, puede ayudar al cartero a recibir una alegre bienvenida  pegando un hueso con cinta adhesiva en la tapa del buzón. De este modo, el cartero podrá dejar una «oferta de paz» junto con la correspondencia.

CUÁNDO CONSULTAR AL VETERINARIO –
El animal gruñe cuando un niño le tira del rabo, muestra los dientes cuando ve a un desconocido, saca las uñas cuando alguien lo toca al pasar. Vivir con un animal agresivo es como tener en casa un arma siempre cargada. En algunos casos, la conducta agresiva obedece a un trastorno físico doloroso -la artritis, por ejemplo-, que hace al animal particularmente quisquilloso. Pero, con frecuencia, es consecuencia de  problemas de conducta que pueden ser difíciles de tratar. Si su animal de compañía se convierte en una  amenaza, no intente solucionar el problema solo. Consulte al veterinario o a un entrenador de animales. 

Matricúlelo en una escuela. La mejor manera de evitar que los perros jóvenes se vuelvan agresivos a medida que maduran es entrenarlos bien. Las clases de obediencia para cachorros permiten que el animal se  relacione con otros perros y personas, al tiempo que enseñan al propietario del perro a controlar al animal.  La mayoría de los cachorros están preparados para iniciar las clases entre las 12 y las 16 semanas de edad.

.

Sólo para gatos
Castíguelo con la indiferencia. La próxima vez que su gato se ponga agresivo, frótele con suavidad el hocico con el dedo. Luego, niéguele su atención durante unos minutos. Pronto aprenderá que los juegos tranquilos  merecen mayor aprobación que los bruscos.

Asústelo con aire. Si su travieso gato le hace la vida imposible saltando con las uñas fuera cuando usted menos se lo espera, enséñele a comportarse pulsando el dosificador de un bote de aire comprimido, como los que se usan para limpiar los objetivos de las cámaras fotográficas.

«Dispárele». Tenga siempre a mano una pistola de agua y repela los «ataques» de su gato disparándole un chorro de agua cada vez que se comporte con brusquedad. Sea precavido. Determinar la causa de la  conducta agresiva de su gato puede darle la clave para combatirla. Por ejemplo, si observa que siempre  salta sobre usted cuando le oye hacer ruido con el periódico, podrá prevenir sus ataques arrojándole su  juguete favorito antes de empezar la lectura del periódico.

Manténgalo entretenido. Los gatos rebosan energía, así que se mostrarán menos agresivos si les ayuda a desfogarse con actividades socialmente aceptables. Una vigorosa sesión de juegos -con una pelota de  pimpón, por ejemplo-le ayudará a controlar sus conductas agresivas.
(Fuente: remedios caseros para perros y gatos)

Categorías:gatos, remedios

Libros de gatos 2

03/02/2012 2 comentarios

Hay unos libros que no puse en la anterior entrada de libros:

pdf en ingles, muy poco texto, rafranes sabios de felinos se podría decir

formato ZIP, renombrarlo como CBR y se puede leer estilo comic
Castellano

pdf en castellano

Pdf en ingles

Categorías:gatos, libros