Inicio > gatos, perros > El noble placer de adoptar

El noble placer de adoptar

Las navidades es la época de mayores adquisiciones de mascotas y tristemente mayor numero de abandonos posteriormente de mascotas no deseadas. Antes de comprar una mascota pensad en todas las que estan esperando en un hogar de mascotas sin dueño

Es habitual que en el momento de adquirir un animal de compañía pensemos inmediatamente en acudir a una tienda de mascotas, una clinica veterinaria o un criadero, pero es importante saber que existe otra alternativa, los refugios o protectoras, centros de adopción que disponen de muchos perros que aguardan a una familia que los adopte

Compromiso moral
De nada servirán cuantos documentos firmes aceptando responsabilizarte del perro que adoptas si no has suscrito un compromiso moral contigo mismo. Para ello debes firmar en tu corazón el siguiente contrato: Me comprometo a ser el Guardián de (nombre de mascota adoptada) desde hoy hasta el último día de su vida. Desde este instante pasa a ser parte de la familia y soy yo el responsable de que tenga un hogar seguro. Le proveeré todos los cuidados necesarios para su bienestar, como alimentación adecuada, juguetes, un hogar al cobijo del frio, la lluvia, el sol, donde no pase calor ni frio y me encargaré de que realice el ejercicio necesario para su bienestar. Le llevaré al veterinario para las vacunas, desparasitaciones, prevenir el gusano del corazón y si enferma le proveeré de la atención médica necesaria para que se recupere. Por el resto de su vida sera mi responsabilidad, nunca dejaré a mi mascota abandonada.

Adoptar tiene un significado profundo y admirable, es, ante todo, un acto solidario, expresión de nuestra empatía por el sufrimiento de otro ser vivo, pero es también un gesto de responsabilidad. No podemos admitir que cada año se abandonen y en muchos casos sean sacrificados miles de perros mientras que los centros de cría siguen produciendo cachorros para un mercado de mascotas insensible a tanto dolor.


Seres muy especiales
Los perros/gatos adoptados son especiales, seres tiernos y tímidos que necesitan cariño. Ellos se entregan de cuerpo y alma a su nuevo dueño, son más afectivos que un perro que no haya superado la dura prueba del abandono. Algunos han podido sufrir maltrato y los primeros meses necesitarán nuestra comprensión y paciencia para entregarse, para volver a confiar en el ser humano, pero una vez que logran superar sus miedos son mascotas alegres, que se adaptan sin dificultad a su nuevo hogar. Pero no quiero pintarlo todo de color rosa, es necesario tener en cuenta que de la mayoría de los perros/gatos abandonados  desconocemos su vida anterior y el tipo de vivencias, cuidados, educación  que recibieron. La mascota adoptada te va a requerir un pequeño esfuerzo adicional sobre el cachorro comprado, tendrás que dedicar más atención a su proceso adaptativo al nuevo hogar, pero verás como finalmente la recompensa mereció el esfuerzo.
Lo que nunca debe ser la adopción es el medio para conseguir una mascota gratis. Debemos desterrar la nefasta idea de considerar a los animales como objetos que se pueden comprar y vender, son seres vivos, no cosas. Personalmente creo que es responsabilidad de las Comunidades Autónomas proveer los servicios necesarios para el bienestar animal y que las organizaciones privadas que asumen este papel vienen a suplir la ineficacia de una administración que derrocha dinero en cosas superfluas y se olvida de otras importantes.

Entrega del animal
El propósito de los programas de adopción de los refugios es encontrar un hogar responsable y permanente para cada animal adoptado. No se obtiene ningún beneficio al ceder un animal a un hogar donde no tendrá compañía, ni alimentación adecuada ni cuidados veterinarios. Entregar un animal a un propietario potencialmente irresponsable es cooperar en el incremento de varios importantes problemas como zoonosis, animales que vagabundean libres o reproducción incontrolada. Por ello las protectoras son cada vez más exigentes con las personas a las que entregan sus animales. Los perros/gatos ofrecidos en adopción tienen tras de  sí un historial de sufrimiento por culpa de la irresponsabilidad humana, nunca podría aceptarse que les hiciésemos pasar nuevamente por el calvario del abandono y el maltrato.
La mascota ideal para ser adoptada por una familia sin experiencia en mascotas es aquel animal sano, que no tenga desórdenes de comportamiento. Es bueno que la familia adoptante se informe sobre características del animal como sus gustos, hábitos y temores. Cuanta más información tenga el adoptante sobre las  particulares psicológicas de la mascota, más fructífera será la relación que entable con su nueva mascota.
Algunos perros estarán en las instalaciones de los albergues, pero otros pueden encontrarse en casas de acogida, el hogar de aquellos voluntarios que se comprometen a mantener la mascota en un entorno familiar hasta su adopción.

Las cosas claras
La adopción no es un derecho, los refugios no se han creado para satisfacer los caprichos de aquellos que quieren una mascota sin asumir la responsabilidad de su bienestar. Una mascota no es un juguete, un antojo momentáneo del adulto o un regalo para el niño. Un refugio puede negarse a admitir a un adoptante si considera que no es la persona idónea y también puede exigir un seguimiento del animal adoptado y guardarse el derecho de retirarlo si el adoptante no cumple con su compromiso de cuidarlo correctamente. Los voluntarios por el bienestar animal están al servicio de los animales no para satisfacer los antojos de las personas. La adopción no es gratuita, el adoptante debe asumir la obligación de cubrir los gastos que genera el animal para cumplir los requisitos estipulados legalmente para ser entregado en adopción. Son gastos mínimos que proceden del capítulo sanitario, como vacunas, microchip y desparasitaciones y su abono garantiza que otros animales puedan seguir siendo atendidos. Podemos estar hablando de unos 60 euros, algo más cuando el animal adoptado es adulto y debe esterilizarse antes de la entrega. Tales gastos  deben entenderse como un favor que se hace al nuevo propietario, pues en todos los casos debería asumirlos cuando acudiese con su perro a una clínica veterinaria por primera vez, por lo que nunca podría eludirlos.
La experiencia de años en la  protección animal ha enseñado a las protectoras la necesidad de ser muy exigentes en la selección de los adoptantes. Por veleidad o capricho mucha gente adopta perros que mantiene luego en peor estado que cuando fueron recogidos por el albergue. Por ello muchos centros de acogía piden la firma de un contrato de adopción que el adoptante debe firmar y aportar una fotocopia de su ONI, autorizar las visitas domiciliarias de un voluntario que haga un seguimiento del animal los primeros meses, cumplir la Ley de Protección animal de la Comunidad correspondiente y la prohibición de regalar, vender o sacrificar el perro sin autorización firmada del centro de adopción.

Talla grande o chica
Los perros grandes son entregados en iguales condiciones que los pequeños. aunque para estos últimos sea generalmente más sencillo encontrar un hogar. Solamente deben adoptar un perro de talla grande (tipo  mastín y sus mestizos) aquellas personas que disponen de espacio y tiempo adecuado a sus necesidades  etologicas. También debes saber que los gastos de su mantenimiento (alimentación. veterinario) son  superiores a los de un perro pequeño. Los perros sólo son entregados a hogares que los mantendrán como  animales afectivos. una protectora nunca va a entregerte un perro para ser empleado como guardián de  fincas o perros de caza.
Aprende a distinguir
En el momento de la adopción te vas a encontrar con protectoras y perreras municipales, pero debes saber lo siguiente sobre el funcionamiento de cada una de ellas:
•• Refugios y protectoras: Son organizaciones privadas. No sacrifican a los animales, por eso suelen estar saturadas de perros esperando que les demos la oportunidad de tener una familia. No están obligadas a  recoger a los animales que la gente se encuentra, lo hacen por altruismo. Solamente si tienen sitio aceptarán hacerse cargo de un perro abandonado, pues en caso contrario la sobresaturación pondría en peligro el bienestar y la salud de todos los que tienen acogidos.
•• Perreras municipales: Pertenecen a los órganos de la administración municipal, son por tanto entes públicos. Tiene la obligación de aceptar todos los perros abandonados, pero en la mayoría de los casos son entidades que sacrifican a los animales a los pocos días de su ingreso para dejar jaulas libres para nuevos abandonos.
(Fuente: Perros y compañia; imagenes Perrera Municipal Vitoria)

Anuncios
Categorías:gatos, perros
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: