Archive

Archive for 18 diciembre 2011

El gato y los niños

EL GATO NO ES UN MUÑECO
Tradicionalmente se ha preferido al perro frente al gato como mascota infantil, pero los gatos pueden ser un complemento importante para el desarrollo del niño, que siente atracción por este animal y en el que descubre un misterioso comportamiento que no encuentra en los perros.

Convivir con un gato aporta al niño grandes ventajas. Los niños aprenden a cuidar del gato (alimentación, accesorios), llegan a conocer la importancia del cariño (juqar con él y enseñarle buenos hábitos) y el respeto hacia los animales, aprenden a dar para recibir. Los psicólogos opinan que el gato es positivo para el niño en cuatro aspectos bien concretos: Estimula su afectividad. Genera actitudes de responsabilidad (darles de comer, vigilarle). Ayuda a que el niño sea más sociable. Potencia la sensibilidad del niño.

No son juguetes
Muchas veces los niños quieren tener un gato en casa porque lo ven como un juguete, pero que se mueve y  hace cosas por sí mismo. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a tratar a los animales con cuidado y respeto haciéndoles ver que un gato no es un juguete sino que necesita cuidados como ellos. El niño puede ser muy cruel con las mascotas, que deberán soportar sus tirones de cola y orejas, pellizcas y otras trastadas, actos que desde luego se han de corregir lo antes posible y con severidad si llegase el caso. Si le dices a un niño que los gatos siempre caen de pie, lo primero que hará es dejar caer al gato para ver si es verdad. Ten cuidado con la información que le das respecto a los animales. A ningún gato le gusta que le arrastren de la cola o lo lleven en brazos mientras le gritan en la oreja, yeso es exactamente una de las cosas que hacen los niños más pequeños. Debemos explicar al niño la diferencia entre los juegos gratos y los ingratos para la mascota, decirle que a los gatos les gusta jugar a correr tras una bola de papel de aluminio, jugar con una cuerda que sostenemos por uno de sus extremos y agitamos o cualquier otro juego de caza en que el animal interactúe con el pequeño. Y no que los zarandeen, griten y golpeen como si fuese un peluche.

Respeto mutuo
Los gatos son criaturas de hábitos fijos, les gusta que su rutina no se altere. Dan su paseo a la misma hora, a la misma hora se sientan en su mirador a contemplar a otros gatos, son metódicos y ordenados en sus costumbres. Por el contrario los niños son una permanente revolución, todo lo alteran y lo cambian. Los gatitos jóvenes no pueden escaparse de los niños, pero los gatos adultos sí. Trata de que el niño comprenda la importante necesidad de respetar la rutina del gato y no alterarla cuando está durmiendo. El buen camino es enseñar al niño a cooperar, no imponerle comportamientos que no entienda. El niño, probablemente, haga lo que le decimos si se utiliza una estrategia razonable, por ejemplo si le enseñamos qué debe hacer en vez de qué no debe hacer.

i Cuidado con las uñas!
En algunas ocasiones el arañazo del gato ocasiona una infección en la piel llamada precisamente  enfermedad por arañazo de gato”. El trastorno no es grave y normalmente desaparece de forma espontánea al cabo de unos días. El arañazo puede provocar la inflamación de los ganglios más cercanos al punto de la  herida. Es necesario acudir al pediatra cuando:
– El arañazo no sana en el lapso de tiempo normal.
-Un área de enrojecimiento alrededor de un arañazo continúa agrandándose dos días después de haberse producido la lesión.
-Presencia de fiebre en los días posteriores al arañazo.
-Ganglios linfáticos doloridos durante más de dos semanas.
 -Dolor en las articulaciones, dolor abdominal y decaimiento

Las alergias
No hay ningún estudio médico fehaciente que nos indique si la presencia de gatos influye positiva o  negativamente en la aparición de alergias en los niños. Realmente no hay estudios concluyentes que  demuestren que los gatos puedan ser los causantes de que los niños adquieran alergias e incluso hay quienes opinan que tener gatos en casa puede proteger a los niños de la sensibilización a los alérgenos felinos. Concretamente una investigación la Facultad de Medicina de la Universidad de Columbia determinó que vivir con un gato puede tener un efecto protector contra el desarrollo de síntomas asmáticos en niños.
Los niños que convivían con gatos en el hogar, tenían más probabilidades a desarrollar anticuerpos contra las alergias y el asma, especialmente si la convivencia se había prolongado desde las primeras etapas de la vida infantil

Respeto Mutuo

Hay que pensar bien que información dar al niño sobre el gato pues si le dices que los gatos siempre caen de pie, seguro que en algún momento intentará ver por él mismo si le hemos conrado algo cierto o no. Y los gatos no les gusta que les arrastren mientras les agarran de la cola o les cojan en brazos para gritarles a la oreja. Hay que explicar bien a los niños la diferencia que hay entre jugar y hacer daño al gato. Lo mejor es hacerles saber que tipo de juegos  son los que agradan y potenciar, a la vez que conocer lo importante que es el respeto por el animal
5 normas de higiene
Es natural que los padres se preocupen por posibles riesgos para la salud de su hijo pequeño si va a convivir con un gato. Es una preocupación innecesaria siempre que se cumplan unas sencillas reglas de higiene.
a) Enfermedades de la piel como la tiña (causada por hongos) o la sarna (provocada por un acaro) son muy raras en los gatos caseros que no salen al exterior. Si tu mascota tiene contacto con colonias de gatos ferales debes estrechar la vigilancia. Ante cualquier sospecha acude con la mascota al veterinario y nauralmente con el niño al pediatra
b) Evita siempre que el niño bese al animal, sobretodo cerca de la nariz y la boca
c) anima a tu hijo a lavarse las manos despues de haber jugado con el gato, sobretodo antes de tocar alimentos (la merienda, caramelos, etc…)
d) Los parasitos externos (pulgas, garrapatas) y los internos (ascaris, tenías, etc..) se evitan facilmente cumpliendo a rajatabla calendarios preventivos de desparasitaciones
e) En caso de que el gato enferme, no dejes que el niños tenga trato con la mascota hasta que haya superado la enfermedad
5 consejos sobre tu conducta
a) supervisa a los niños cuando juegan con el gato, por el bien del niño y de la mascota
b) Habla con un experto antes de elegir un gato seguro para los niños
c) Consulta con un pediatra la conveniencia de adquirir una mascota si tu hijo tiene asma o alergia
d) Ten expectativas reales respecto a la responsabilidad y cuidados que tu hijo puede desarrollar en relacion al gato
e) Los niños aprenden observando tu comportamiento. Trata con respeto y cariño al gato, no reniegues de el y emitas comentarios despectivos de su comportamiento. Tus hijos aprenden a respetar a los animales si ven que tu lo haces
El mejor gato para el mejor niño
Si has tomado la decisión de regalarle a tu hijo un gato como amigo debes tener en cuenta la edad del niño. A partir de los 8 años de edad cualquier niño puede encargarse del cuidado y bienestar de un gato, en tanto que un niño más pequeño, de 3 ó 4 años, ve al animal como un juguete y puede terminar dañando al gato o  el gato arañándole a él. Para los niños pequeños es preferible la compañia de un gato adulto, de dos años en adelante, edad en que se vuelven más tolerantes y especialmente las hembras. Que el animal esté esterilizado es absolutamente recomendable. La regla es sencilla, para niños mayorcitos un gato cachorro está bien,  pero para niños pequeños un gato adulto es mejor. Respecto a las razas, alguna de las más tranquilas y  pacificas son el persa, el exótico, el azul ruso, en tanto que razas como el siamés o el birmano son nerviosas  y bulliciosas. 
Categorías:gatos

Las uñas del gato

Las uñas del gato son encorvadas, duras y de punta aguda, se llaman retráctiles porque se esconden en un pliegue de la piel de la cara superior de las falanges mediante un ligamento. Las uñas están formadas por tejido córneo y albergan en su interior vasos sanguíneos además de terminaciones nerviosas. Los gatos usan sus uñas para sujetar las presas que cazan (entre las que se encuentran sus juguetes), para defenderse de otros gatos (o de tu intento de darle una medicina) y para trepar a los lugares más inimaginables, el resto del tiempo las mantienen escondidas bajo la piel. Con ello vemos que poseen un sistema muy sofisticado diseñado para ser empleado sólo en los casos de necesidad. Por eso es nuestra obligación facilitar que nuestra mascota tenga sus uñas en buen estado, para conseguirlo hemos de preocuparnos del arreglo y de proporcionarle rascadores. También analizaremos dos opciones que rechazamos, la tendectomía y la desungulación.

El corte de uñas
Las uñas deben recortarse a menudo. Cortar con regularidad las uñas de nuestro gato es esencial para su buen mantenimiento y la correcta higiene del animal. Las ventajas son dobles, menos probabilidades de sufrir arañazos durante su manipulación y mayor protección para nuestros muebles. La primera vez te puede atemorizar la idea de cortarle las uñas, pero con un poco de cuidado verás que es una labor de gran sencillez. Los cortaúñas de los gatos se adquieren en tiendas especializadas, son una tijeras con la punta modificada para abrazar la uña del gato, pero su empleo puede sustituirse fácilmente por otras herramientas. Sirve tanto un cortaúñas grande para personas como aquellos con forma de tenacillas o con hojas  deslizantes en guillotina que se emplean para los perros pequeños. La única exigencia, en todos los casos, es que el corte sea limpio y no se astille la uña. Como ya he dicho, la uña del gato tiene basculación en la parte  más próxima a las falanges. Si la observas al trasluz verás una parte semitransparente y otra rosada, es por los vasos sanguíneos. Naturalmente el corte será por la parte semitransparente. Si te parece que va a ser difícil cortar la uñas, te aseguro que más difícil será sujetar al gato para llevar a cabo la tarea, no conozco ninguno que contribuya gustoso a ello. De todos modos, si le acostumbras desde pequeño al corte todo será más sencillo. Considerando que cada gato tiene un temperamento impredecible y diferente, no hay una forma más aconsejable que otra de sujetar al animal, pero todos necesitan que les mantengamos sujetos firmemente, pero sin brusquedades, para evitar que acabemos lesionados. Si la operación se realiza entre dos personas resulta más sencilla. Sujeta una pata en tu mano, empuña sus dedos y con el pulgar presiona suavemente la articulación por encima de la uña y la uña asomará automáticamente. Con la uña extendida corta con rapidez el borde afilado. En los gatos de pelo largo evita que el pelo quede enredado en el cortaúñas. En las patas delanteras tienes que cortar además los espolones o quinto dedo, el procedimiento es el mismo que para el resto de las garras. En las patas traseras el corte no es necesario o no lo es tan a menudo, ya que crecen más despacio y no tienen tanto filo como las garras. Y si tu gato es del tipo rebelde, no trates de cortar las veinte uñas en una misma sesión. Nunca olvides elogiar y recompensar a tu gato.

Clipnosis
Encontrar una manera conveniente y segura de calmar y tranquilizar a los gatos para pequeñas intervenciones como los cortes de uñas siempre fue una aspiración que se vio satisfecha gracias en las investigaciones del Departamento de Ciencias Veterinarias de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos) y la clínica veterinaria de Sainte-Foyl. es-Lyon, Francia. La técnica, muy sencilla, se basa en el modo en que las madres transportan a los cachorros, sujetándoles por el cuello, en nuestro caso se sitúa un clip a la parte trasera de la cabeza del animal, justo en el lugar donde sujeta la madre. La empresa Ourpet’s comercializa unos clips especiales que ya se emplean en numerosas clínicas veterinarias de todo el mundo. Pero en la práctica sirve igualmente un clip grande de oficina. La presión del clip tiene un
efecto relajante sobre el gato, muchos incluso ronronean. Un noventa por ciento de los gatos responden positivalos modernos rascadores disponen también de plataformas o juguetes para que sean más atractivos para el gato. mente y no se produce habituación, por lo que puede emplearse cuantas veces haga falta  tranquilizar al animal para intervenciones como el corte de uñas.

Uñas postizas
Cada día encontramos más productos para nuestras mascotas y una de esas innovaciones son las uñas postizas o artificiales. Soft claws y Soft Paws son dos marcas de uñas postizas con punta roma que tienen mucha aceptación en Estados Unidos. Están homologadas y avaladas por “The Paw Project” (El Proyecto  Garra) una iniciativa promocionada por veterinarios y animalistas para educar al público sobre la cruenta desungulación felina, una dolorosa mutilación que se practica mucho en aquel país. También trabaja para la rehabilitación de grandes felinos (leones, tigres) que han sido desungulados por los circos. Se trata de unas fundas tranparentes o de vivos colores, con forma hueca, que se colocan sobre la uña natural del gato. Según el fabricante están hechas de un polímero vinílico muy suave y liviano, de modo que no molestan para nada al animal, que puede caminar, extender sus garras e incluso rascarse con total normalidad. Una vez recortada la puta de la uña natural, se sujetan con pegamento especial inocuo. Una vez adheridas permanecen unas 6 semanas, hasta que el crecimiento natural de las uñas las desprende. Estás diseñadas para no interferir en la extensión y retracción normal de las uñas. No deben utilizarse más que en gatos  caseros, pues merma las defensas de gatos que salgan al exterior.

Lo que no debes hacer
Existen dos prácticas éticamente rechazables y que atentan contra el derecho del gato al bienestar. Son dos  prácticas quirúrgicas muy dolorosas. la tendectomía y la desungulación. que bajo ninguna circunstancia debemos aplicar a nuestra mascota.
Tendectomia
Es el procedimiento quirúrgico de más reciente implantación. básicamente consiste en cortar los tendones  mediante una pequeña incisión por debajo de cada dedo. El tendón digital flexos es el que permite al gato sacar o retraer las uñas a voluntad. Con su corte las uñas quedan permanentemente guardadas. Esnecesario seguir cortando las uñas con regularidad. pues su crecimiento puede hacer que se hinquen en la carne de la pata.
Desungulacion, Oniquectomia
Está estrictamente prohibido en Inglaterra. Escocia.Gales. Irlanda del Norte. Alemania. Austria. Suiza.  Noruega. Suecia. Países Bajos. Dinamarca. Finlandia. Brasil. Australia. Nueva Zelanda y Polonia y por el contrario es práctica muy frecuente en Estados Unidos y Canadá. En su defensa se alega que mediante esta práctica se evitan abandono o sacrificios de gatos agresivos. pero la verdad es que no hay datos que constaten tal hecho y lo que sí se ha comprobado es que tras un periodo inicial de frustración e  imposibilidad de defenderse la mayoría de los gatos sufren cambios de personalidad. con trastornos nerviosos. y se vuelven inseguros. miedosos y mordedores. Es una práctica de extrema crueldad. pues no consiste en eliminar las uñas. como podría pensarse ingenuamente. sino en amputar la última falange del dedo del gato. una verdadera mutilación. Esta intervención le produce al gato un dolor crónico. serios  problemas musculares. astillas óseas que no cicatrizan y frecuentes hemorragias e infecciones. a veces acompañadas de necrosis de las patas. En muchas ocasiones es necesaria una segunda intervención quirúrgica para aplacar el dolor del animal. Por ello no es extraño que mucha gente se refiera a la desungulación como una tortura permanente para la mascota.

Utilidad de las garras
Es gato es un digitigrado, animal que camina apoyado solamente en los dedos de las patas, lo que hace rapido y silencioso, pero para él debe conservar funcionales sus articulaciones, musculos, tendones y uñas, manteniendose toda la estructura en buen estado.
-Son esenciales durante la caceria
-Son esenciales en sus juegos individuales, se sirven de ellos para sujetar los juguetes y arrojarlos al aire
-En la carrera o cuando trepa le proporciona un agarre importante para su estabilidad
-Las emplean cuando se desplazan por sitios estrechos y altos como una barandilla de balcón o el alero de una casa

Los rascadores, muy útiles
Los rascadores son elementos muy importantes en la vida de un gato, sobre todo si es un gato urbano. Los que puedan salir al jardín utilizan el tronco de los arboles para afilarse las uñas, pero en casa necesitan que les proporcionemos  un sustituto. La mayoría de los modelos que encontramos hoy en el mercado ademas de la zona de rascado disponen de aditamentos que los hacen mas atractivos para el gato, como una plataforma superior donde subirse a vigilar el entorno o dormitar, tambien juegos como bolas colgantes que zarandean con las zarpas. Aunque existen varios modelos el mejor es el vertical independiente.
Si no se acostumbra a su uso debes frotar un trapo limpio en sus mejillas o entre los dedos de sus patas y luego restregarlo por el rascador. Una vez impregnado de su olor lo aceptaran sin dificultad
(Fuente: Perros y compañia)

Yo les tengo un rascador de 3 pisos y enseguida supieron que era para ellos, quizá porque anteriormente tenían uno pequeñito que como no lo usaban me ponía a jugar con ellos con un hilo alrededor del rascador pequeño, al darle con las zarpas pronto aprendieron a usarlo
Desde aqui deseo que se prohíba en España cuanto antes la deungulación permitida en clínicas veterinarias españolas.

Categorías:gatos

El noble placer de adoptar

Las navidades es la época de mayores adquisiciones de mascotas y tristemente mayor numero de abandonos posteriormente de mascotas no deseadas. Antes de comprar una mascota pensad en todas las que estan esperando en un hogar de mascotas sin dueño

Es habitual que en el momento de adquirir un animal de compañía pensemos inmediatamente en acudir a una tienda de mascotas, una clinica veterinaria o un criadero, pero es importante saber que existe otra alternativa, los refugios o protectoras, centros de adopción que disponen de muchos perros que aguardan a una familia que los adopte

Compromiso moral
De nada servirán cuantos documentos firmes aceptando responsabilizarte del perro que adoptas si no has suscrito un compromiso moral contigo mismo. Para ello debes firmar en tu corazón el siguiente contrato: Me comprometo a ser el Guardián de (nombre de mascota adoptada) desde hoy hasta el último día de su vida. Desde este instante pasa a ser parte de la familia y soy yo el responsable de que tenga un hogar seguro. Le proveeré todos los cuidados necesarios para su bienestar, como alimentación adecuada, juguetes, un hogar al cobijo del frio, la lluvia, el sol, donde no pase calor ni frio y me encargaré de que realice el ejercicio necesario para su bienestar. Le llevaré al veterinario para las vacunas, desparasitaciones, prevenir el gusano del corazón y si enferma le proveeré de la atención médica necesaria para que se recupere. Por el resto de su vida sera mi responsabilidad, nunca dejaré a mi mascota abandonada.

Adoptar tiene un significado profundo y admirable, es, ante todo, un acto solidario, expresión de nuestra empatía por el sufrimiento de otro ser vivo, pero es también un gesto de responsabilidad. No podemos admitir que cada año se abandonen y en muchos casos sean sacrificados miles de perros mientras que los centros de cría siguen produciendo cachorros para un mercado de mascotas insensible a tanto dolor.


Seres muy especiales
Los perros/gatos adoptados son especiales, seres tiernos y tímidos que necesitan cariño. Ellos se entregan de cuerpo y alma a su nuevo dueño, son más afectivos que un perro que no haya superado la dura prueba del abandono. Algunos han podido sufrir maltrato y los primeros meses necesitarán nuestra comprensión y paciencia para entregarse, para volver a confiar en el ser humano, pero una vez que logran superar sus miedos son mascotas alegres, que se adaptan sin dificultad a su nuevo hogar. Pero no quiero pintarlo todo de color rosa, es necesario tener en cuenta que de la mayoría de los perros/gatos abandonados  desconocemos su vida anterior y el tipo de vivencias, cuidados, educación  que recibieron. La mascota adoptada te va a requerir un pequeño esfuerzo adicional sobre el cachorro comprado, tendrás que dedicar más atención a su proceso adaptativo al nuevo hogar, pero verás como finalmente la recompensa mereció el esfuerzo.
Lo que nunca debe ser la adopción es el medio para conseguir una mascota gratis. Debemos desterrar la nefasta idea de considerar a los animales como objetos que se pueden comprar y vender, son seres vivos, no cosas. Personalmente creo que es responsabilidad de las Comunidades Autónomas proveer los servicios necesarios para el bienestar animal y que las organizaciones privadas que asumen este papel vienen a suplir la ineficacia de una administración que derrocha dinero en cosas superfluas y se olvida de otras importantes.

Entrega del animal
El propósito de los programas de adopción de los refugios es encontrar un hogar responsable y permanente para cada animal adoptado. No se obtiene ningún beneficio al ceder un animal a un hogar donde no tendrá compañía, ni alimentación adecuada ni cuidados veterinarios. Entregar un animal a un propietario potencialmente irresponsable es cooperar en el incremento de varios importantes problemas como zoonosis, animales que vagabundean libres o reproducción incontrolada. Por ello las protectoras son cada vez más exigentes con las personas a las que entregan sus animales. Los perros/gatos ofrecidos en adopción tienen tras de  sí un historial de sufrimiento por culpa de la irresponsabilidad humana, nunca podría aceptarse que les hiciésemos pasar nuevamente por el calvario del abandono y el maltrato.
La mascota ideal para ser adoptada por una familia sin experiencia en mascotas es aquel animal sano, que no tenga desórdenes de comportamiento. Es bueno que la familia adoptante se informe sobre características del animal como sus gustos, hábitos y temores. Cuanta más información tenga el adoptante sobre las  particulares psicológicas de la mascota, más fructífera será la relación que entable con su nueva mascota.
Algunos perros estarán en las instalaciones de los albergues, pero otros pueden encontrarse en casas de acogida, el hogar de aquellos voluntarios que se comprometen a mantener la mascota en un entorno familiar hasta su adopción.

Las cosas claras
La adopción no es un derecho, los refugios no se han creado para satisfacer los caprichos de aquellos que quieren una mascota sin asumir la responsabilidad de su bienestar. Una mascota no es un juguete, un antojo momentáneo del adulto o un regalo para el niño. Un refugio puede negarse a admitir a un adoptante si considera que no es la persona idónea y también puede exigir un seguimiento del animal adoptado y guardarse el derecho de retirarlo si el adoptante no cumple con su compromiso de cuidarlo correctamente. Los voluntarios por el bienestar animal están al servicio de los animales no para satisfacer los antojos de las personas. La adopción no es gratuita, el adoptante debe asumir la obligación de cubrir los gastos que genera el animal para cumplir los requisitos estipulados legalmente para ser entregado en adopción. Son gastos mínimos que proceden del capítulo sanitario, como vacunas, microchip y desparasitaciones y su abono garantiza que otros animales puedan seguir siendo atendidos. Podemos estar hablando de unos 60 euros, algo más cuando el animal adoptado es adulto y debe esterilizarse antes de la entrega. Tales gastos  deben entenderse como un favor que se hace al nuevo propietario, pues en todos los casos debería asumirlos cuando acudiese con su perro a una clínica veterinaria por primera vez, por lo que nunca podría eludirlos.
La experiencia de años en la  protección animal ha enseñado a las protectoras la necesidad de ser muy exigentes en la selección de los adoptantes. Por veleidad o capricho mucha gente adopta perros que mantiene luego en peor estado que cuando fueron recogidos por el albergue. Por ello muchos centros de acogía piden la firma de un contrato de adopción que el adoptante debe firmar y aportar una fotocopia de su ONI, autorizar las visitas domiciliarias de un voluntario que haga un seguimiento del animal los primeros meses, cumplir la Ley de Protección animal de la Comunidad correspondiente y la prohibición de regalar, vender o sacrificar el perro sin autorización firmada del centro de adopción.

Talla grande o chica
Los perros grandes son entregados en iguales condiciones que los pequeños. aunque para estos últimos sea generalmente más sencillo encontrar un hogar. Solamente deben adoptar un perro de talla grande (tipo  mastín y sus mestizos) aquellas personas que disponen de espacio y tiempo adecuado a sus necesidades  etologicas. También debes saber que los gastos de su mantenimiento (alimentación. veterinario) son  superiores a los de un perro pequeño. Los perros sólo son entregados a hogares que los mantendrán como  animales afectivos. una protectora nunca va a entregerte un perro para ser empleado como guardián de  fincas o perros de caza.
Aprende a distinguir
En el momento de la adopción te vas a encontrar con protectoras y perreras municipales, pero debes saber lo siguiente sobre el funcionamiento de cada una de ellas:
•• Refugios y protectoras: Son organizaciones privadas. No sacrifican a los animales, por eso suelen estar saturadas de perros esperando que les demos la oportunidad de tener una familia. No están obligadas a  recoger a los animales que la gente se encuentra, lo hacen por altruismo. Solamente si tienen sitio aceptarán hacerse cargo de un perro abandonado, pues en caso contrario la sobresaturación pondría en peligro el bienestar y la salud de todos los que tienen acogidos.
•• Perreras municipales: Pertenecen a los órganos de la administración municipal, son por tanto entes públicos. Tiene la obligación de aceptar todos los perros abandonados, pero en la mayoría de los casos son entidades que sacrifican a los animales a los pocos días de su ingreso para dejar jaulas libres para nuevos abandonos.
(Fuente: Perros y compañia; imagenes Perrera Municipal Vitoria)

Categorías:gatos, perros

Los gatos mentalistas

04/12/2011 2 comentarios

Se ha estudiado la capacidad que tienen los gatos de manipular a sus propietarios para obtener de ellos lo que desean, modelando sus maullidos para lograr sus fines, pero se ha prestado igual atención a su capacidad para enviar mensajes psíquicos a sus propietarios. Hay una gran cantidad de gente que dice que sus gatos son capaces de llamarlos mentalmente cuando los necesitan. Aceptando esto, entendemos que entre el gato y su amo se establece una comunicación imposible de percibir por los sentidos tradicionales. El hombre siempre ha tenido relación familiar con algunos animales, porque él mismo se sabe animal. Cuando te sientes próximo a tu gato es porque ves algo de ti mismo en él. A menudo su comportamiento, inquietud, postración, son nuestra propia expresión emocional reflejada en nuestro gato. Pero no encontraras gatitos que se comuniquen contigo mentalmente, si tu no los amas.

Amor a los gatos
Un gran novelista norteamericano William S Burroughs, que despreciaba a los destructores del medio ambiente  especialmente a los que odian a los gatos, en su novela “gato encerrado”, escrito al final de su vida, describe con ternura, ingeniosa observacion y suave prosa su vida junto a los felinos que le acompañaron hasta el final: el gato azul Ruski, el pardo Fletch, su gata Ginger, con aires de vieja señora, Ed, el gato albino; Wimpy, el gato naranja y blanco. Electrizante es la historia de como cierto día se sintió reclamado mentalmente por ruski, su gato azul ruso.  El animal le pedía desesperadamente auxilio.
“El 2 de abril de 1985, Ruski está en el escritorio al lado de la ventana que da al norte. Le acaricio. Maulla y se frota contra mi y se va a dormir. Siento su voz triste y perdida en mi garganta, conmovedora, dolorosa.  Cuando sientes semejante dolor, con lagrimas que te corren por la cara, se trata siempre de un presagio, una advertencia: peligro en el horizonte. 1 de Mayo de 1985. Un sentimiento de profunda tristeza siempre es una advertencia que hay que tener en cuenta. Podría referirse a acontecimientos que tendran lugar al cabo de semanas, meses incluso años. en este caso un mes exactamente. ayer me acerqué hasta la casa de la calle Diecinueve, depresión y dolor arrastrados a cada paso. Ruski no ha estado en casa esta mañana. Miércoles por la mañana de 1 de Mayo. Recibo el grito de socorro de Ruski, la voz triste y atemorizada que oí por primera vez hace 1 mes. Mayday, mayday, mayday, y sé donde está. Llamo a la perrera municipal-No, no tenemos ningún gato que corresponda a esa descripción. – Esta segura?-Aguarde, déjeme comprobarlo de nuevo….Bueno si, si que tenemos un gato con esa descripción-“ahora mismo estoy allá.
Mediante un vinculo emocional creado entre Burroughs y Ruski, el novelista pudo rescatar a su gato, evitando asi que trascurrieran 72 hs y siendo sacrificado el animal. La gracia me llegó en forma de gato, anoto Burroughs en su diario personal poco antes de morir, y lo hizo en forma de Ruski, su preferido. Los escritores con corazón siempre se han ganado un gato que los sigue y los protege

El experimento “Dehasse”
algunos humanos poseen percepciones extrasensoriales. Este fenómeno ha sido estudiado científicamente y verificado muchas veces. La cuestión que aquí se plantea es la de determinar si un humano es capaz de percibir informaciones provenientes del gato sin ayuda de los sentidos habituales. La respuesta es “si”. son las palabras de un veterinario belga, el doctor Joel Dehasse, especializado en comportamiento animal, que ha estudiado el poder mental de los gatos. Ha recogido numerosos casos de comunicación extrasensorial felina, algunos muy angustiosos, como una vez que hospitalizó un gato muy enfermo y dijo a su propietaria que le llamase hacia las 18 hs para informarle sobre el estado de la mascota. A las 13:59 su mascota murió y a las 14 hs llamó su propietaria angustiada porque había sentido un profundo dolor, sabía que algo iba mal.
Dehasse ideó un experimento para comprobar la trasmisión telepática entre propietarios y sus gatos. Participaron 7 gatos de diferentes edades y sexo. Construyó un túnel en forma de “Y” de 2,40 de largo con un juguete apreciado por el gato al final de un brazo y al otro nada. En su recorrido instaló diversos obstáculos para hacer dificultoso el transito. El propietario oculto tras un cristal tintado de modo que el gato no pudiera verlo, intentaba trasmitir al gato cual de los 2 caminos debía escoger. Realizó 1700 ensayos con los 7 gatos en diferentes días. En un test como este las posibilidades son 50%. De los 1700 ensayos, salieron 922 acertando cuando por azar deberían haber sido 850. Esos 72 casos positivos son mas que un valor estadístico representativo.
En algún momento aquellos gatos recibieron indicaciones sobre el camino correcto a tomar y tuvo que ser mentalmente. La opinión del doctor Dehasse no puede ser mas clara: esta experiencia permite concluir que se puede aceptar razonablemente la hipótesis de la existencia extrasensorial, o al menos de sentidos diferentes de los sentidos conocidos en la relación entre humanos y gatos. Esta relación psicológica varía en función de los gatos y las personas. Algunas veces es manifiesta, ya que unas personas están mas dotadas que otras.

Como practicar la comunicación
Para comenzar a desarrollar la comunicación emocional con tu gato, te sientas en la misma habitación que tu mascota. Una vez acomodado, cierra los ojos y respira unas cuantas veces lenta y profundamente para relajar la mente y el cuerpo. Cuando te sientas tranquilo envía un sentimiento de amor a tu gato, concéntrate en la emoción del amor, dibuja en la mente la imagen de tu persona acariciándole. cuando lo hayas hecho vacia la mente y escucha. Se receptivo, capta las impresiones que recibes. Seguramente la respuesta de tu gato, al que proporcional alimento y afecto, también sera de amor. De hecho tu mascota incluso puede responder físicamente a la comunicación emocional acercándose a ti. Esta es una excelente comunicación de que tu intento de comunicación emocional ha sido un excito.
Practica esta técnica con frecuencia y llegaras a conocer la forma única en que los otros miembros del reino animal expresan sus emociones positivas. No te avergüences de expresar tu afecto y hablar con tu mascota como si fuera un ser humano. La capacidad de amar a los otros seres vivos es uno de los valores mas nobles de los seres humanos.
Fuente: Pelo pico pata

Nota mia: yo no creo que estemos (aún) capacitados para hablar sin emitir sonidos, sino podríamos hacerlo entre humanos antes que con otros animales supongo, pero si soy consciente que los animales saben como nos sentimos ese dia, y sobretodo saben cuando estas triste y ellos van a donde ti para ronronear a tu lado y darte besos (lametazos) y amasarte.
Lo de encerrarme en una habitación con estos, ni lo intento, es cerrarles una puerta y ya estan arañandola para que se la abras

Categorías:gatos

Presentaciones de gato


El gato es un animal territorial y a veces resulta difícil que acepte a otros animales en su entorno. La primera regla que debemos conocer es: ¡nunca presentes a un gato otro gato o un perro libremente y de golpe! Necesitamos unas pautas para que el gato se estrese lo menos posible, que sea algo progresivo para que se vayan aceptando poco a poco. Si lo hacemos de golpe y pelean, luego será más difícil presentarlos para que se lleven bien. Es muy importante cuidar la primera vez que se ven.También hay que tener en cuenta que no siempre los gatos quieren compañía. Los gatos que son ya mayores y llevan viviendo solos muchos años, no suelen estar contentos con un nuevo compañero, mucho menos si es demasiado joven y enérgico, cuando lo que él necesita es tranquilidad. A la hora de juntar dos gatos debemos tener en cuenta ciertas cosas para que sean compatibles. Lo ideal es que sean de diferente sexo y a ser posible que necesiten el mismo nivel de actividad, siendo esto último lo más importante. Los machos pueden convivir con machos y las hembras con  hembras, pero todo es más fácil si son de diferente sexo. Respecto a la edad, un gatito pequeño es más fácil de introducir porque no responde a los bufidos y gruñidos del otro, pero los gatos adultos también se  pueden adaptar bien a otros gatos. En las protectoras de animales hay muchos gatos adultos esperando un hogar, y en sus instalaciones podemos ver a los gatos conviviendo juntos. Incluso en las casas de acogida temporal los gatos conviven con otros gatos y perros. Si adoptamos un gato adulto en algún albergue ya tenemos la seguridad de que ha convivido bien con otros gatos y con perros, es un punto a su favor.

NUESTRA ACTITUD
No menos importante es hablar de nuestra actitud. Si estamos nerviosos o tenemos miedo, no ayudamos  mucho. Debemos tener seguridad, transmitiendo calma a los animales y proyectando energía positiva en la  situación. Si estamos tensos transmitimos esa tensión, si tenemos miedo alertamos a los animales, cuando queremos lo contrario. Nuestra actitud ha de ser tranquila, e incluso sonreír y estar contentos, no hay motivo para no hacerlo. Transmitamos alegría a los animales, seamos positivos pensando que se van a aceptar bien, transmitamos al nuevo animal que ya es uno más de la familia y se le quiere como a los demás. iY que así sea!

Juntar gato con gato
Importante: ambos gatos han de estar sanos. El gato nuevo debe primero visitar al veterinario, ser desparasitado, vacunado y testado de leucemia e inmunodeficiencia felina. Lo primero es crear al gato nuevo su “lugar seguro”, es decir una habitación donde tenga todo lo que necesite y así empiece a conocer el entorno y dejar sus feromonas. Mientras tanto, nuestro otro gato andará libre por la casa, excepto en esta habitación. Elegiremos para juntarles un momento en el que los gatos estén tranquilos, no haya ruidos ni nada estresante. La primera presentación podemos hacerla metiendo al gato nuevo en un transportín y dejar que entre en la habitación nuestro gato, sin obligarle, para que huela todo y vea al gato nuevo. El transportín sirve como medida de seguridad, ya que lo más normal en esta situación es que se produzcan bufidos e incluso que levanten la zarpa para agredirse. También podemos usar una malla en la puerta, la idea es que se vean pero no se puedan tocar. Los gatos al ver otro gato se suelen enfadar y si no ponemos esta medida de seguridad, lo más normal es que se agredan, lo que pretendemos evitar. También a veces ocurre que nuestro gato al estar enfadado, nos bufe a nosotros o nos arañe, debemos comprender que el gato está tenso en esta situación. Hay que vigilar que no deje de comer por esto.

Si están más o menos tranquilos, podemos esperar así unos 15 minutos, dando por ejemplo premios a ambos, y luego sacamos a nuestro gato de la habitación tranquilamente, cerramos la puerta y sacamos al otro gato del transportín. Si uno de los gatos se estresa demasiado (maullidos muy altos, gritos, intenta atacar al transportín o el que está dentro salta y se estresa mucho), damos por terminada la sesión. Lo que intentamos es que para los gatos sea lo menos estresante posible. Si esto último ocurre, dejaremos que los gatos se tranquilicen y lo volveremos a intentar al día siguiente. Si la situación no avanza, necesitaremos la ayuda de un profesional. Debemos comprender que los  gatos son territoriales y que normalmente comienzan sus relaciones con otros animales a la defensiva. Para ellos el gato nuevo es un intruso y por lo tanto es normal que le bufe e incluso le quiera agredir. Pero nosotros  no queremos que se agredan sino que se vean poco a poco para que se acepten. La tolerancia entre gatos y entre gatos y perros empieza cuando  se dan cuenta de que ese animal nuevo no es una amenaza.

Por fin juntos
Tras unos días haciendo estas sesiones, cuando veamos que ambos gatos están tranquilos, podemos abrir la puerta del transportín y sin obligarle, permitir que el gato nuevo salga a explorar. Es importante mantener la puerta de la habitación cerrada y que nosotros estemos con ellos. En esta situación se puede producir alguna persecución, entonces intervenimos para que no se agredan, sin enfadamos, sólo con un “shhhtt! “, Al haberlos mantenido separados por el transportín los primeros días, que son los peores, hemos conseguido  que este primer encuentro directo sea menos violento. También podemos frotar suavemente una toalla en las
mejillas de los gatos e intercambiarlas para que perciban las feromonas del otro gato, y colocar productos como Feliway.

Haciendose amigos
Cuando los gatos ya estén juntos, todavía puede haber un período de persecución y bufidos, mucho más leves, es entonces cuando ambos gatos deben tener más espacio, dejando la casa para ellos y cuando podemos empezar otras sesiones positivas para ambos: ponerles algo rico de comer una o dos veces al día y jugar con ambos gatos a la vez, con algún juguete tipo caña de pescar o una cuerda. Es importante crear momentos positivos con ambos gatos, para que se sientan integrados. Hemos conseguido que se toleren,  ahora intentemos conseguir que sean amigos. Si vemos que uno de los gatos es muy pesado intentando jugar  y el otro no quiere, debemos desviar su atención hacia un juguete y que juegue con nosotros, así no  descarga toda esa energía con el otro gato, que prefiere tranquilidad. Haygatos que pueden llegar a tolerarse pero nunca ser amigos, es decir, pueden convivir pacíficamente, pero no dormirán juntos ni se acicalarán mutuamente, esto ya depende de ellos, no de nosotros

Gatos con perros
Lo más importante es la actitud del perro, pues ya hemos comentado antes que el gato es capaz de tolerar individuos que no supongan una amenaza. Si el perro de primeras le ladra, se pone muy nervioso e incluso corre hacia él, la situación será más difícil. El gato necesita controlar la situación y el perro debe estar tranquilo. Empecemos dándole un paseo al perro para que se canse, así estará menos nervioso. La primera presentación podemos hacerla con el gato dentro del transportín, sólo para comprobar la reacción de ambos de forma segura. Lo normal es que el gato bufe y gruña, pero no que se tense demasiado ni salte dentro del transportín, no queremos eso. Empezaremos con el perro a distancia y lo acercaremos poco a poco según veamos cómo reacciona el gato. Si en esta primera sesión el gato está más o menos tranquilo (bufidos y gruñidos incluidos), las siguientes sesiones podemos dejar que el gato esté libre y que tenga lugares altos donde subirse y sentirse más seguro. En todas las sesiones de presentación el perro debe ir atado y debemos premiarle siempre que esté tranquilo, sin ladrar ni intentar correr hacia el gato. También es  imprescindible que la correa no esté tensa, sino holgada, porque de lo contrario estaremos transmitiendo  tensión al perro y poniéndole alerta. Es muy importante no dejarles juntos y solos durante los primeros meses, aunque ya se conozcan. Hay que observar cómo reacciona el perro cuando por ejemplo tiene un juguete o está comiendo y se acerca el gato. Estas presentaciones y los inicios de la tolerancia entre gatogato y gato-perro pueden durar hasta meses, por lo que debemos tener paciencia y no prisa, ya que  tenemos muchos años por delante para que disfrutemos todos juntos
Fuente: Pelo pico pata. Escrito por Laura Trillo http://www.terapiafelina.com

Categorías:balu, gatos, linsha