Archive

Archive for 21 noviembre 2011

Vacunación y control de parasitos

21/11/2011 1 comentario

La vacunación es más que el simple hecho de poner una inyección de líquido incoloro en el dorso del animal, el verdadero acto que realiza tu veterinario es el de proporcionarle a tu mascota los anticuerpos y defensas necesarias para poder hacer frente a enfermedades contagiosas, algunas de ellas mortales.

Los programas de vacunación suelen empezar a partir de la sexta semana de vida de la mascota, siempre que su estado de salud sea el adecuado. En la primera visita el veterinario le hará a tu mascota una exploración clínica minuciosa para detectar, entre otros, posibles trastornos o malformaciones hereditarias que habrá que tener en cuenta en el desarrollo inmediato y posterior del animal tales como son: hernias umbilicales, falta de descenso de uno o ambos testículos, alteraciones cardiacas, malformaciones del paladar, trastornos de la audición y visión, etc.
Fuera “bichitos”
Otro apartado muy importante es el plan de desparasitación que se pondrá en práctica tanto para los parésitos externos (pulgas, garrapatas, ácaros) como internos (lombrices y parásitos microscópicos), ya que estos influyen directamente sobre la salud y el sistema inmune del animal. Aparte del plan de vacunación y desparasitación, en las primeras visitas tu veterinario te irá dando una serie de recomendaciones tanto a nivel de alimentación, higiene, educación, sociabilización, identificación, etc., todas ellas encaminadas a conocer, facilitar y mejorar la relación entre tu mascota y los demás miembros de la familia. Hay que tener en cuenta que, tanto los planes de vacunación como los de desparasitación no son solo cosa de cachorros, sino que estos se extenderán a lo largo de las diferentes etapas de vida de la mascota, ya que forman parte del programa sanitario que contribuirá a mantener la salud, bienestar y longevidad de nuestros compañeros.
Para toda la vida
Como norma general a partir del año de vida de las mascotas los programas de vacunación se reducen a  una visita al año y si tenemos en cuenta  que la mayoría de los animales envejecen más rápido que las personas, podríamos hacer la comparación o equivalencia de que una persona acudiera al médico cada 8 años, de ahí lo importante de seguir el programa sanitario que te recomienda tu veterinario. La importancia del control
parasitario no solo es por la salud y bienestar de nuestras mascotas sino también por la de los demás miembros de la familia, (especialmente los niños ya que éstos suelen llevarse las manos a la boca) por lo que un correcto programa de desparasitación con productos efectivos y con un asesoramiento profesional adecuado garantizan también la protección del entorno familiar
La vacunación y el control de los parásitos son dos de los factores más importantes que han contribuido a mejorar la salud de nuestros animales de compañía
Fuente: revista pelo pico pata

Categorías:gatos

Residencias de ancianos y mascotas

20/11/2011 2 comentarios

Llegar a la vejez y acabar tus días fuera de casa, no debe ser fácil de asimilar. Las residencias de ancianos han evolucionado mucho, son centros modernos, pensados para garantizar el bienestar y la calidad de vida de los residentes. Sin embargo, debe ser muy duro dejar tu hogar; tu sofá, el colchón en el que has soñado durante años, o a los vecinos de siempre. Igual, o más complicado, tiene que resultar separarte de tu perro o gato; tu compañero y amigo fiel. El que te acompaña, te hace sentir útil y no deja que te sientas solo.

Por desgracia, cada año, muchas personas mayores que ingresan en las residencias, tienen que separarse de su amigo de cuatro patas. En muchos centros geriátricos incluyen terapia asistida con animales. Varios días a la semana, acude un profesional con un perro. El objetivo es motivar a los ancianos para que hagan ejercicio físico, sonrían, o se relacionen. Esta iniciativa es estupenda y hace años era impensable. La razón es que se consideraba a los animales como una fuente de enfermedades y había miedo a posibles accidentes e imprevistos: caídas, agresiones, o rechazo por parte de los ancianos a la presencia del animal. Con el tiempo y la experiencia, se ha comprobado que estos miedos y reticencias, no se ajustan a la realidad y que la terapia con animales aporta muchos beneficios a los mayores. Incluso se están aplicando en hospitales con enfermos graves.
Es curioso que, aunque está aceptada la terapia con animales en muchas residencias españolas, no hay permisividad a la hora de aceptar animales de forma privada. Es decir, si una persona tiene un perro o un gato, no puede vivir con él en el centro. Ninguna residencia de ancianos pública española admite animales de esta manera. Sólo los centros privados, y muy pocos, ofrecen la posibilidad de que el anciano viva con su mascota.

Europa nos lleva ventaja
La Asociación Defensa Derecho Animal (ADDA)está llevando a cabo un estudio sobre los geriátricos que admiten animales de forma privada y comentan que una de las variables que se repite, además de la escasez de centros que recogen esta modalidad, es el hecho de que al directora de la residencia le gustan los animales y también comparte su vida con ellos. Una vez más, el resto de Europa, nos lleva una ventaja considerable en cuanto a avances sociales con respecto a los animales. Las residencias europeas son muy  permisivas en este sentido. En España, sólo estamos al inicio del camino. Hemos comenzado a aceptarlos en residencias privadas. Tan pocas, que se pueden contar con lo dedos de las manos en todo el país.
Prioridades
A un anciano le aporta más calidad de vida y felicidad tener a su perro o gato en la residencia, que la televisión por cable, un baño grande, cien metros cuadrados más de jardín, o una sala de bingo.
Las estadísticas demuestran que los ancianos alojados en residencias para la tercera edad que aceptan mascotas reciben mayores visitas, especialmente de los nietos.
No hay que olvidar, que un porcentaje de los animales que ingresan en los albergues cada año, lo hacen, porque no son admitidos en las residencias de ancianos con sus dueños. Así que, se genera infelicidad por doble partida. Un mayor que queda desconsolado y solo y un animal traumatizado por la separación de su compañero humano. Quizás, en un futuro quienes leen este artículo, y yo misma, podemos acabar nuestros días en una residencia. Por el bien de todos, ojalá, que la sociedad, la Administración y los propios geriátricos comprendan que un anciano y un animal forman un tándem ideal. Los mayores con un compañero de cuatro patas están menos solos, son más felices, más sanos y se relacionan mejor con su entorno. Si hay que hacer inversiones para cambiar y mejorar el sistema geriátrico español, uno de los factores fundamentales a tener en cuenta debería de ser la adaptación de instalaciones y mentalidades a la permisividad, con el ingreso de los animales, con los dueños que lo soliciten.
Fuente: Revista Pelo pico pata

Categorías:gatos, perros

Tu casa, su mundo

19/11/2011 1 comentario

El gato lleva domesticado siglos, pero en la actualidad causa mas problemas que nunca, ¿porqué? Es un animal que no ha variado su comportamiento, aun siendo un animal domestico. No hace mucho tiempo vivían con más acceso al aire libre, donde podían hacer “vida de gato”. Hoy la mayoría vive en espacios cerrados y muchas veces reducidos, que afectan gravemente a su naturaleza.

El gato no va a cambiar sus hábitos, ha conseguido realizar un proceso de adaptación pero tiene unas necesidades mínimas que muchas veces se ven truncadas, de aquí vienen los problemas de comportamiento y por ello muchos abandonos y sacrificios injustos. Es un animal que necesita cazar, o en su defecto simular la caza como juego, necesita marcar y afilar sus uñas, su actividad sigue siendo nocturna y su relación con los humanos puede llegar a ser nula, simplemente de tolerancia mutua. Necesitamos aprender sus necesidades mínimas para adaptar el gato a nuestro hogar y darle la vida que su especie requiere. No podemos pretender que sea un animal silencioso que habita nuestro hogar y solo con estar ahí se conforma, no teniendo más necesidades. Puede vivir hasta 20 años y en ese tiempo nuestra vida va a cambiar mucho, tendremos hijos, mudaremos de casa, de trabajo, de horarios, de situación económica, incluso puede que de país, hemos de ser conscientes, responsables y consecuentes, y llevar siempre a nuestro gato con nosotros, tenerle en cuenta en todos estos cambios que nos van a suceder. Hay personas que adoptan un gato porque creen que hay que dedicarles menos tiempo que a un perro y no es así, hay que dedicarles el mismo tiempo. El perro sale a la calle para hacer sus necesidades, vida social y realizar ejercicio. El gato hace vida social en casa cuando estamos nosotros, aparte de que haya otros animales siempre con ellos, y si se pasa el día solo, cuando lleguemos cansados de trabajar el gato nos reclamará, necesita jugar, desgastar energía, un poco de compañía, ejercicio, aprendizaje. Si no tenemos tiempo no adoptemos un animal que necesita tantos cuidados, pero si ya lo tenemos y el gato ha de pasar solo más horas de lo normal,  intentaremos compensarle en las horas que nos queden para él. Nuestro gato donde mejor está es con nosotros, en su casa, y tenemos que saber darle una calidad de vida óptima en cualquier situación.

Crear un lugar seguro
Al llegar a casa por primera vez, sea de la edad que sea, debemos acomodarle en una única habitación con la puerta cerrada. Para el gato será mucho más fácil adaptarse y le resulta menos estresante que si lo dejamos desde el primer momento suelto por la casa, situación en la cual seguramente se esconda en el primer sitio que encuentre, pudiendo pasar días desaparecido. Para evitar esto, pondremos todos los  elementos imprescindibles para su bienestar en una habitación poco ruidosa y tranquila, colocando el arenero en un extremo y la comida y el agua lejos de él. Sus juguetes y lugares de descanso o rascadores  también deben estar en esa habitación. Tras unos días, el gato se habrá adaptado al lugar, si vemos que está tranquilo y con ganas de curiosear, le abrimos la puerta y dejamos que salga a explorar el resto de la casa. Este lugar de seguridad que hemos creado es muy importante, pues ante cualquier susto que tenga, siempre  sabrá dónde volver para sentirse seguro, será su punto de partida y retorno. De lo contrario, si se asusta, correrá sin rumbo hasta encontrar un lugar a veces inaccesible para nosotros donde esconderse, lo que generará más estrés en el animal. El tiempo que debe permanecer en el lugar seguro que le hemos  reparado depende de lo asustadizo que sea, hay gatos que necesitarán una semana y otros sólo uno o dos días.


Adaptación del entorno
Antes de la llegada de un gato a nuestro hogar, tenemos que conocer sus necesidades y cómo corresponde ambientar nuestra casa para su comodidad. El gato conserva sus instintos de reproducción, caza y marcaje, características que debemos tener en cuenta para proporcionar ciertos elementos que sustituyan a los naturales, para evitar que surjan problemas de comportamiento derivados de la falta de actividad o de lugares de marcaje. Una vez el gato se sienta seguro en la habitación que hemos creado para él, distribuiremos nuestra casa de la siguiente manera.

El rascador
Al menos un rascador grande con varias plataformas. Los gatos necesitan afilarse las uñas y en su estado natural utilizan sobre todo los árboles. Por esto, los rascadores que compremos serán verticales y rígidos, y cuanto más altos mejor. Los rascadores de suelo u horizontales son adicionales. En su defecto, el gato afilará sus uñas en otras superficies verticales rígidas, que suelen ser nuestros sofás.lmportante, para que los gatos usen el rascador éste debe estar en un lugar de la casa en el que haya mucha vida. Si ponemos el rascador en una habitación que no utilizamos, casi no lo usará, debe estar en el sitio donde nosotros pasemos más tiempo, que normalmente suele ser el salón de casa. Luego pueden ponerse otros rascadores verticales u horizontales más pequeños en sitios como la cocina o nuestro dormitorio. Si el rascador tiene juguetes colgando, también será un lugar de ocio.


El dormitorio
Necesita subir a distintas alturas, y le gusta dormir en sitios elevados y blandos. Si compramos un rascador con plataformas, será su lugar ideal de descanso, además de compartirlo con nuestros sofás y camas. Como elementos opcionales, podemos poner baldas en la pared a distintas alturas para que el gato pueda subirse y dormir sobre ellas.

Los juguetes
Necesita desarrollar sus habilidades de caza. Siendo un gato doméstico alimentado lo hará como parte del
juego, y tenemos que permitírselo para no generar problemas de ansiedad. Jamás debemos jugar empleando nuestras manos o pies como juguetes. Siempre dispondrá de juguetes y no necesariamente comprados: pelotas de papel de aluminio, hojas de árboles secas, cajas de cartón con agujeros, un bol con agua y casitas flotando, etc. Si le ponemos elementos nuevos como juego lo agradecerá y pasará mucho  tiempo entretenido. En tiendas especializadas se encuentra gran variedad de juguetes como: ratones, caña de pescar (ideales para jugar nosotros con el gato), pelotas de goma, etc. Los juguetes para gato deben ser sobre todo ligeros, porque les encanta voltearlos por el aire y lIevarlos en la boca de un lado a otro, darle patadas y correr tras ellos, como lo harían con un ratón de verdad.


El cuarto de baño
Dejaremos una zona de la casa como lugar para que haga sus necesidades, donde colocaremos la bandeja de arena. Debe haber tantas bandejas de arena como gatos en la casa. El lugar donde colocar la bandeja de arena es muy importante, debe ser poco o nada transitado y lejos de ruidos (ventanas, lavadoras, etc.). El sitio ideal suele ser un baño de la casa. Hay muchos tipos de bandejas para la arena, adaptados más al propietario que al gato. Las mejores son las descubiertas y con los bordes bajos, cuanto más amplias mejor. El problema de estas bandejas es que el gato suele arrojar arena fuera, y que huele más la orina por lo que hay que limpiarlas más a menudo. Existen otro tipo que son con cubierta e incluso con puerta, que no permiten que el gato saque tanta arena, pero cuando hay problemas de micción o defecación en lugares indeseados, es de las primeras cosas que se deben cambiar. El gato se siente más cómodo si la bandeja
es accesible y no tiene que “sortear obstáculos” para entrar. Es importante retirar las heces a diario y  cambiar por completo la bandeja de arena una vez por semana.
También hay muchos tipos de arena, pensados para evitar malos olores de la orina y su mayor absorción. Los gatos suelen responder bien a la sepiolita, la arena más común, pero luego tenemos arena tipo arena de playa con granos muy finos, bolitas de plástico, arena vegetal, etc. Recomiendo probar y quedamos con la que nuestro gato prefiera. Las arenas perfumadas no son muy agradables para los gatos. También debemos evitar las arenas que generan mucho polvo.


El comedor
Otra zona de nuestra casa debe ser acomodada para que el gato tenga su comida yagua, esta zona debe estar lo más lejos posible de las bandejas de arena. Si nuestra casa es muy grande o tiene varias plantas, pondremos un bebedero por planta, o un par de bebederos para que el gato siempre los tenga cerca, y por supuesto el agua hay que cambiarla con frecuencia para que esté fresca y limpia. Sobre la comida, lo ideal es que el propio gato se administre, es por ello que recomendamos poner una tolva con pienso. Normalmente se suelen poner en la cocina.


Cuidados adicionales
Mucha atención con las ventanas. Si vivimos en un piso tendremos especial cuidado, si queremos tener las ventanas abiertas debemos antes  poner una red o malla protectora, pues nuestro gato querrá asomarse y corre el peligro de caerse. Es imprescindible que nuestro hogar sea seguro. En resumen, debemos dividir nuestra casa en 3 partes:
1.- Descanso, vida social y juego, lugar que nosotros frecuentamos también.
2.- Aseo, un lugar apartado y tranquilo, de fácil acceso para él.
3.- Alimentación, lejos de la zona de aseo.
Fuente: Revista Pelo Pico Pata


Se podría resumir que la casa es de ellos, y te permiten vivir en ella siempre que se la condiciones

Categorías:gatos

Gatos en libertad, problema ecologico

18/11/2011 4 comentarios

Los gatos son maravillosas criaturas, animales singulares, misteriosos, con un carácter selectivo e incluso caprichoso que convive en ellos junto a ese halo de depredador salvaje que la domesticación no ha podido borrar.

En contraposición al fascinante animal de compañía, encontramos otra cara en la misma moneda, y es aquella que considera al gato doméstico como una de las especies invasoras más perjudiciales y extendidas de todo el planeta. Sé que muchas personas se sorprenderán al leer esto, incluso quizá se hayan indignado mientras miran al precioso gato con quien comparten la vida. Pero estoy segura de que al final de este artículo estarán de acuerdo conmigo en la realidad que protagoniza un porcentaje muy concreto de gatos en unas circunstancias muy concretas.
Naturalmente, este artículo no constituye una crítica a los gatos, animales que adoro, respeto y admiro, sino y ante todo una llamada de atención ante el abandono de mascotas y las consecuencias ambientales (¡por no entrar en las éticas!) que ello conlleva. Para que pongamos cara al problema diremos que de los 400 millones de gatos que estimamos hay en el mundo, más de 100 millones son animales “sin dueño”, es decir, que viven por sus propios medios en las ciudades, los suburbios o asilvestrados en los hábitats naturales. En Ecología, estos animales se conocen con el nombre de “free-roaming cats” o gatos con libertad de movimiento. Formalmente, la población mundial de estos gatos free-roaming incluye a 4 tipos de ejemplares:
aquellos abandonados o perdidos recientemente; los ferales; los semiferales; y los gatos caseros que tienen acceso al exterior de las viviendas de sus dueños.

Aclarando conceptos
Como imagino que algunos de estos conceptos serán nuevos,dedicaremos unos segundos a clarificarlos.   Los gatos ferales son aquellos gatos domésticos que se han naturalizado, es decir,que se han asilvestrado, independizándose por completo del hombre,formando colonias en plena naturaleza y cazando para subsistir. Los gatos semiferales, por su  parte,viven de forma relativamente independiente pero consumen el alimento que les facilita el hombre, además de cazar para completar su dieta. Los gatos vagabundos que podemos ver en todas las ciudades son gatos semiferales pero también lo son aquellos que ocupan entornos naturales próximos a urbanizaciones o pueblos y que por las noches se acercan a los contenedores de basura para comer. Los gatos perdidos o abandonados recientemente pueden morir ante la situación de desamparo en la que se encuentran aunque la mayor parte sobreviven gracias a su instinto, convirtiéndose en gatos ferales o semiferales. Por último, los gatos caseros con acceso al exterior son especialmente frecuentes en áreas  residenciales enmarcadas en entonos naturales, urbanizaciones, pueblos, granjas o fincas aisladas. Aunque  sólo suelen tener libertad de movimiento durante del día, pueden alejarse bastante de sus hogares,  internándose en los entornos naturales adyacentes y pudiendo entrar en contacto con la fauna silvestre.  Aunque la mayor parte de los dueños de este tipo de gatos lo desconoce, en sus paseos fuera de casa  suelen capturar y matar pequeños animalillos para satisfacer ese gran instinto cazador, sumándose (aunque  en menor medida) al daño que ocasionan los ferales y semiferales.

Depredación
Este escenario sitúa millones de gatos domésticos en ecosistemas naturales de todo el globo, lo que conlleva graves problemas ecológicos, especialmente cuando ocupan áreas habitadas por especies amenazadas, por ejemplo: Parques Nacionales, Parques Naturales, Reservas de la Biosfera o regiones similares. Para que  podamos valorar la entidad del problema comenzaremos diciendo que el gato es un cazador nato, un depredador de fortísimo instinto y grandes aptitudes para la captura de pequeños mamíferos, aves, reptiles e  incluso insectos. El estudio detallado del comportamiento felino ha desvelado que todos los tipos de gatos freeroaming presentan una elevada incidencia de depredación en las comunidades biológicas que ocupan. En el caso de los gatos ferales la caza es completamente indispensable para la supervivencia de los ejemplares, existiendo una regulación de las poblaciones de gatos en función de la disponibilidad de presas. Esto significa que el número de gatos ferales se encuentra controlado por la cantidad de alimento que existe en una región, como sucede con todos los depredadores silvestres.
Mayor es el problema que rodea a gatos semiferales. SUdieta se encuentra suple mentada por el hombre de
modo que pueden alcanzar grandes densidades con independencia de la disponibilidad de presas. Esdecir,
en una zona puede haber un número de gatos mucho mayor que el que la población de presas puede  soportar. La presión de caza ejercida por los felinos puede llegar a ser tan elevada que podría suponer una seria amenaza para la supervivencia de algunas especies sobre las que depreda. Este problema resulta especialmente grave en islas donde los gatos domésticos de carácter semiferal han provocado el declive e  incluso la extinción de cientos de especies. Si valoramos que muchas de ella son endémicas (es decir, exclusivas de esa zona geográfica concreta) su extinción en una isla puede suponer su completa desaparición a nivel mundial.

Competencia con otras especies 
Aunque esta presión de depredación parece más intensa y de consecuencias más graves en las islas,  también tiene lugar en ecosistemas continentales siendo especialmente dañina en áreas muy alteradas por actividades humanas o en regiones ocupadas por especies en peligro de extinción. Sea cual sea la zona de la que estemos hablando, éste no es el único efecto de la presencia de gatos domésticos en los ecosistemas. La elevada depredación conlleva además una intensa competencia con los depredadores naturales. Animales como zorros, ginetas, garduñas, tejones, gatos monteses, turones o aves rapaces se alimentan de esas mismas presas cuyas poblaciones pueden disminuir por la presión de un número excesivo de gatos ferales, semiferales e incluso de gatos caseros con acceso al exterior. Ellos encontrarán un cuenco de pienso al regresar a casa, un puñado de comida que alguien de la urbanización deja cada noche en su jardín o un contenedor de basura al que acudir. Pero la mayor parte de los depredadores silvestres sólo disponen de las presas que puedan capturar en el medio natural. Si su número desciende, inevitablemente la cantidad de estos animales también lo hará, pudiendo incluso llegar a desaparecer de aquellas zonas donde los gatos domésticos free-roaming sean muy abundantes. Algunas especies de carácter más oportunista como los zorros o las garduñas, pueden adaptarse a las circunstancias, cambiando los hábitos alimentarios o  acercándose a esos mismos contenedores de basura que frecuentan los gatos. Pero las especies más sensibles, aquellas con unos requerimientos ecológicos o alimentarios más exigentes, no lo harán.

Riesgo sanitario
Un tercer aspecto que se encuentra asociado a los anteriores y que también supone un riesgo importante es
el sanitario. Si los gatos free-roarning coexisten con la fauna silvestre en los entornas naturales, explotan los mismos recursos, acuden a los mismos contenedores de basura e incluso pueden coincidir en el mismo lugar y en el mismo momento, puede crearse un flujo de transmisión de enfermedades entre unos y otros. Por un lado, existe un riesgo sanitario para la fauna silvestre, ya que esos gatos domésticos pueden introducir parásitos o virus en las poblaciones silvestres que pueden ser causa de graves epidemias. Pensemos por ejemplo en el riesgo que existe para poblaciones como la del lince ibérico, el felino más amenazado del planeta, que cuenta con poquísimos individuos y ocupa territorios con una elevada presión humana, y por tanto, con una gran presencia de gatos free-roarning. El contacto entre ambos puede propiciar contagios de enfermedad como el virus de la leucemia felina. Esto ya se ha producido en diferentes puntos del área de distribución del lince, poniendo en riesgo la supervivencia no sólo de algunos ejemplares sino también de toda esta especie endémica de la Península Ibérica. Aunque este hecho deficiencia felina o la toxoplasmosis, muy grave para el feto si se transmite a mujeres embarazadas.

Hibridación
Por último, destacar un cuarto efecto de la presencia de gatos domésticos en los entornas naturales: la hibridación con el gato montés, es decir, la reproducción entre animales silvestres y domésticos. Aunque este fenómeno tiene diferente incidencia a lo largo y ancho del planeta, parece relativamente frecuente en  aquellas zonas donde el gato montés es escaso y los gatos domésticos abundantes, por ejemplo, en zonas naturales próximas a núcleos urbanos o áreas muy humanizadas. Quizá el lector no valore a simple vista la gravedad de la hibridación pero supone la pérdida de la integridad genética del gato montés, es decir, la pérdida de aquello que hace a los gatos monteses ser quienes son. Aquello que les ha conferido el éxito de  la supervivencia.

¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS?
Ser responsables con nuestras mascotas, manteniéndolas vacunadas y en perfectas condiciones sanitarias. Si  residimos en urbanizaciones y nuestros gatos tienen acceso al exterior, procurar que éste sea sólo durante el  día, evitando escapadas nocturnas cuando la actividad de la fauna silvestre es mayor. Así mismo, podemos colocarles un collar con un cascabel, lo que permitirá que ellos disfruten de su juego favorito, la caza, con  un mínimo impacto sobre las pequeñas presas silvestres, que podrán huir al escuchar el tintineo. Si no pensamos cruzar a nuestro gato, resulta muy recomendable esterilizarlo, especialmente en el caso de los  machos con libertad de movimientos ya que evitaremos que se reproduzca con hembras ferales, semiferales o incluso con gatos monteses cuyo territorio se encuentre próximo a nuestra zona residencial. No cerremos los ojos a este problema y tratemos de contribuir en la medida de nuestras posibilidades a construir una sociedad más responsable y humana, donde el abandono de mascotas deje de ser el pan nuestro de cada  día y se convierta en una excepción deplorable. Eduquemos a nuestros niños en el respeto absoluto por esas maravillas de la naturaleza, los animales.
Fuente: Revista Pelo Pico Pata

Categorías:gatos

Gatos de piratas

Los piratas del caribe se dedicaban al saqueo de naves comerciales españolas, robaban su carga y exigían rescate por sus pasajeros, pero a pesar de tan horrible ocupación tenían un corazón para las mascotas, que les ofrecían compañía.

La incorporación de los gatos a bordo de las embarcaciones se produjo principalmente para ayudar a combatir los roedores y evitar que ratas y ratones se comieran las provisiones de la tripulación. 
Las ratas además podrían ocasionar severos daños en las cuerdas y velas del navío por lo que era frecuente que en cada barco viajasen varias de estas mascotas. Además los piratas se sentía reflejados en estos animales individualistas que no sé sometían fácilmente a la disciplina, ni les agrada cumplir ordenes, por lo que era una mascota muy querida.

Fuente: Pelo Pico Pata

Categorías:gatos

Gatos en la carcel

18/11/2011 4 comentarios


Se llaman Sarge, botas y Nemo, 3 felinos que se adoptan a tiempo completo en la carcel del condado de Lincoln, interactuando con los internos en un esfuerzo de ayudarlos a relajarse y reducir su presion arterial. 

Botas trabaja en la sección de mujeres de la cárcel. Nemo trabaja en la de hombres, y  sarge se encuentra en el área de mínima seguridad.
Según Sheriff Kramer, los resultados de estas intervenciones terapéuticas han demostrado ser muy exitoso. Dijo que los reclusos ni siquiera necesitan una lista para asignar funciones a cargo de los animales, ya que cada uno de los 20 presos que comparten las áreas comunes y habitaciones con los gatitos se han convertido en más que dispuestos gato “siervos”, simplemente porque a fondo disfrutar de la compañía de los gatos.
Con la experiencia de sus treinta años de policía, incluidas las que trabajan en el sistema penitenciario, Kramer había estado considerando la idea de las mascotas como “terapeutas” durante varios años. Su inspiración fue ver a los beneficios de los gatos en la residencia recibida por los ancianos que viven y de los enfermos en hogares de ancianos.
“Si se trabaja en un asilo de ancianos, ¿por qué no funciona aquí”, dijo Kramer “Es el mismo escenario:. La gente no puede salir y tenemos los mismos problemas con el parto y la depresión y el tiempo libre a veces se convierte en. actividad maliciosa. Eso es lo que tenemos que hacer con estos internos, mantener todo su tiempo, hacer que pasen los días, y dejar que ellos sirven a su tiempo y salir de aquí. “
Kramer agregó: “No estamos aquí para castigarlos y queremos obtener a través de aquí con la menor cantidad de incidentes. Hacemos lo que podemos y los gatos parecen estar ayudando con eso”.
El Sheriff Kramer sonríe mientras recuerda la reacción de los presos cuando amenazó con – como una broma, él dice, – para llevar a los gatos. Incluso los internos que fueron reacios a incrementar la densidad dentro de la cárcel mediante la adición a las 80 a 90 hombres cerca de cuatro patas “a los prisioneros”, ahora parecen estar muy contentos con sus nuevos becarios.
“Ahora dicen:” Queremos mantener a los gatos. ” Han tenido un cambio total del corazón “, dice Kramer.
No ha habido ninguna queja sobre posibles alergias, dice. Los gatos estaban viviendo en un refugio de animales abandonados, y parece que les gusta vivir entre rejas ahora
Kramer afirma: “Ellos son amados y van a ser atendidos, tienen una cama suave y juguetes y no podía haber nada mejor.”
Espero que noticias como estas tengan mas repercusión para que aplicandose en mas paises no haya tantos gatos abandonados en los refugios
fuente: Breve noticia original en pelo pico pata, ocupandome de ampliarla

Categorías:gatos

Enciclopedia mundial de gatos

02/11/2011 3 comentarios
Enciclopedia mundial para gatos. Editoria De Vecchi
Castellano, 447 paginas, formato pdf

“He estudiado mucho a los filosofos y a los gatos. La sabiduria de los gatos es infinitamente superior” Hippolyte Taine
Tan fascinantes como sus parientes felinos salvajes, el gato es fiel a su reputacion…pero aún es algo mas.
Esto es lo que esta enciclopedia ilustrada con mas de 600 fotografias le propone descubrir.
En este libro encontrarña en mas de 70 fichas las razas felinas reconocidas por el LOOF (Libro oficial de los origenes felinos) y todo lo que debe saber sobre:
-su historia
-los cruces posibles entre razas
-su caracter y educación
-las normas de nutrición e higiene
-las urgencias veterinarias
Y, para permitirle asegurar el bienestar de su animal y mejorar su relación con él, esta obra le enseñara a interpretar
-su mirada
-sus posturas y posición de las patas
-el porte de la cabeza y la cola
-su voz, maullidos, ronroneos
Clara y practica, esta autentica biblia sobre el mundo del gato le ofrece los mejores consejos para que le pueda prodigar los cuidados indispensables para su bienestar

nota: el libro era mayor de lo debido para escanearlo y por ello en alguna pagina puede estar cortada 1 o 2 letras

Categorías:gatos, libros