Archivo

Archive for 18 junio 2011

Primeros auxilios a la mascota

Visto que la entrada más vista del mes pasado fue los accidentes en el hogar, pongo una entrada de primeros auxilios a nuestros peques por si les pasa algo. En principio pone para perros en todos los casos, pero es aplicable a los gatos por lo que veo.

CLAVES PARA REALIZAR PRIMEROS AUXILIOS
Cuidar una mascota es una tarea que necesita atención y dedicación. Esto implica que debamos velar por su seguridad, considerando que en muchos casos los animales no son conscientes de los peligros que se  esconden en el ambiente y no saben o no pueden enfrentarse de forma eficaz a ellos. Estas circunstancias necesitan que el propietario sepa vigilar a su animal y pueda, en algunas ocasiones, anticiparse al problema. Actuar ante una emergencia con unos primeros auxilios es una actuación provisional a la espera de que el  veterinari@ tome las oportunas medidas del caso.

Desgraciadamente no siempre esto es posible y a menudo podemos encontrarnos en la situación de tener que actuar en casos de emergencia, situaciones que requieren una actuación inmediata y debemos estar preparados para enfrentarnos a ellas. Hay una serie de accidentes que se ven con mucha frecuencia en las clínicas veterinarias. Normalmente se deben al exceso de “curiosidad”, sobre todo en animales jóvenes que  quieren experimentar. Otras veces se trata de descuidos por parte de los propietarios o de enfermedades latentes que se materializan en emergencia.

REGLA NÚMERO 1: NO PERDER LA CALMA.
Ante una emergencia lo primero es tranquilizarse. Se razona mejor con la mente despejada y además el  animal herido o en estado de shock percibe nuestra aptitud. La calma es mejor consejera que la agitación.
Un animal herido puede manifestar agresividad causada por el dolor. En estos casos es importante vigilar, por  la propia incolumidad, y acercarse con cuidado y sin movimientos bruscos. Intentaremos tocar el animal lo mínimo para no procurarle dolor y en caso que nos deje acercar intentaremos ponerle un bozal para poder maniobrar con más seguridad, o poder acercarlo al veterinario. No intentaremos moverlo ni obligarlo a hacer movimientos que no haga espontáneamente. Sólo moveremos el animal herido según el consejo del  veterinario. Vamos a repasar algunas de las emergencias más comunes que se nos pueden presentar y las correspondientes actuaciones

Intoxicaciones
Hay muchos productos que pueden ser ingeridos por el perro y provocarle intoxicación. En todo casos se  trata de una urgencia y necesita curas inmediatas y la hospitalización o monitorización del animal. Será  importante que el propietario pueda informar, si es posible, sobre el tipo de intoxicación, enseñando el envase al veterinario o avisandolo por teléfono del posible tóxico para que la intervención sea lo más precisa y  tempestiva posible. Entre los productos tóxicos que más producen intoxicaciones en los animales hay los raticidas o rodenticidas (warfarina y cumarina), que actúan como anticoagulantes. El animal puede intoxicarse comiendo el cebo para los roedores o ingiriendo un roedor que había consumido el cebo. Empezará a  sangrar y las hemorragias podrán ser localizadas o generalizadas. Si la intoxicación ha ocurrido menos de dos  horas antes, se puede intentar hacer vomitar al animal; si han pasado menos de cuatro horas se utilizará  carbón activo. El tratamiento consiste en la suministración de vitamina K. En todos los casos es importante seguir las indicaciones del veterinario y trasladar de urgencia el animal a la clínica. Otras intoxicaciones  deberían ser evaluadas con mucha atención y en ningún caso tratadas con remedios “caseros”.

Como actuar ante las heridas
En caso de heridas superficiales podemos proceder a la limpieza y desinfección de la zona con agua  abundante. y luego aplicar una solución de povidona yodada o clorhexidina. Lo importante es limpiarla bien para evitar el riesgo de infección. Para ello será útil afeitar la zona cortando los pelos hasta los márgenes de la  herida. Si la herida se ha producido por el mordisco de otro perro siempre se llevará el animal al veterinario.  para que suministre un antibiótico. teniendo en cuenta que por su naturaleza estos tipos de herida siempre se consideran infectas. Si la herida sangra mucho y es muy profunda la intervención veterinaria es obligatoria. En el caso que no pueda ser tempestiva. debemos proceder a disminuir el sangrado a través de un torniquete.  podemos utilizar un tejido elástico o una tira de tela. Lo ideal es una goma. Siempre se pondrá el torniquete en posición superior respecto a la herida. Lo importante es ir alentándolo aproximadamente cada diez minutos por un tiempo de entre 30 segundos y un minuto para garantizar el riego a los tejidos que al contrario podrían sufrir isquemia. Iremos repitiendo este proceso hasta llegar al veterinario.

No intentar reducir las fracturas
Si por su aspecto anormal pensamos que puede haber una fractura, la cosa importante es inmovilizar el animal  sin intentar reducirla. Podremos provocar lesiones más graves e incluso interferir en la normal cicatrización del hueso. Antes de mover el animal intentaremos inmovilizar la zona con un palo o un periódico y la  envolveremos suavemente intentando llegar lo más pronto posible al veterinario. En caso de fractura abierta y sangrante, lavaremos la zona con suero.

Convulsiones: actuación rápida
Pueden producirse por causas diferentes: alteraciones en el riego cerebral, acumulo de sustancias tóxicas por el mal funcionamiento de higado y riñon, traumatismo cerebral, epilepsia, intoxicaciones, por ejemplo por liquido anticongelante, antiparasitarios, etc.
En caso de que asistamos a un episodio convulsivo no debemos ponernos nerviosos, sino intentar que el episodio pase sin que el animal quede dañado. Por ello eliminaremos todos los objetos con los cuales el animal puede golpearse, no intentemos sujetarlo, intentaremos proporcionarle un ambiente fresco y tranquilo (no calor porque la convulsión ya aumenta su temperatura). En cualquier caso no suiministraremos bebida o comida al animal y lo llevaremos de urgencia al veterinario que establecera la causa de la convulsión

Accidentes de tráfico
Aunque nos parezca que el animal no ha sufrido lesiones, la visita al veterinario debe descartar que no haya lesiones internas que puedan desvelarse más adelante. En caso de aacidente grave es importante evaluar las constantes vitales:
Respiracion-La frecuencia respiratoria se puede encontrar acelerada porque el animal esta asustado. Pero si se nota que la respiración es superficial, lenta y se nota extension de la cabeza con la boca abierta y las muscosas azuladas, puede significar que hay lesiones internas
Pulso-se aprecia en la cara interna del muslo de la pata posterior. Se considera que el pulso es bajo si se mantiene por debajo de los 60 latidos por minuto en un perro grande y los 80 en un perro pequeño. Como el caso de las fracturas es importante llevar al animal de urgencia al veterinario sin moverlo demasiado, intentando inmovilizarlo para evitar empeorar las posibles lesiones internas.

Cuidado con las picaduras
Muchos insectos pueden provocar picaduras en los animales más O menos graves en función del tipo de  insecto y de veneno inoculado. Sin embargo el riesgo más grave es que el animal desarrolle una reacción alérgica a la o las picaduras, siendo necesario en este caso un tratamiento de urgencia tempestivo en el cual el veterinario suministrará corticoides y antihistamínicos para reducir la reacción alérgica. En el caso de picaduras por abejas o avispas, los síntomas locales no son muy graves y podemos actuar limpiando la zona  con antiséptico, quitando el aguijón si se ha quedado clavado en la piel y aplicar frío. Una picadura peculiar  es la que se produce por la nombrada “procesionaria del pino”. Se trata de las larvas de una mariposa, la  Thaumatopea pityocampa. que en primavera suelen caminar como en procesión bajando por el tronco de los pinos.

Peligro, quemaduras
Si la quemadura es de primer grado, es decir se presenta con la piel enrojecida y pelos chamuscados, se puede aplicar una pomada para quemaduras que calmará el dolor e hidratará la zona. En los casos más graves, si aparecen ampollas es peor, piel quemada completamente hasta los estratos más profundos, es esencial la intervención de veterinaria, aunque podemos lavar con agua fria la zona y aplicar gasas mojadas para aliviar el dolor. No tocaremos la zona, no romperemos las eventuales ampollas, ni cortaremos los tejidos neurotizados. Dejaremos la zona empapada a traves de gasas mojadas en suero y llevaremos al animal de urgencia.
(Fuente: Perros y Cia)

Anuncios
Categorías:Uncategorized

Terapias con animales

16/06/2011 1 comentario

¿Puede la convivencia con animales contribuir a una mejor calidad de vida? Terapias programadas con la ayuda de perros y otros animales son cada vez más utilizadas para paliar los problemas originados en nuestra sociedad, en la que el aislamiento del individuo provoca con el tiempo una alienación, un auténtico ‘divorcio  con la Naturaleza? Que acabamos pagando caro.

(imagen del perro Elvis, comparte chalet con Jana y sus hijos)

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud, el concepto de “salud” se refiere a un estado de bienestar físico, mental  y social. Los humanos cada vez vivimos más alejados de este concepto, quizás no  tanto en relación al aspecto físico de la palabra, pero sí fallamos sin duda en el resto de áreas.

BENEFICIOS PARA LOS HUMANOS
Empezaremos por definir unas siglas que cada vez están siendo más utilizadas: TEMC. Hablamos de Terapia  y Educación Asistidas por Animales de Compañía, y podríamos explicarlas como intervenciones en las que un animal es incorporado como parte integral de un proceso de tratamiento para humanos, con el objetivo  directo de promover la mejoría en las funciones físicas, psicosociales y/o cognitivas de las personas tratadas. En el uso de estas terapias, habrá que establecer en cada caso un balance entre beneficios y riesgos para la salud, sabiendo que ésta no se refiere únicamente al aspecto físico, sino integrando los tres aspectos citados.
¿Pueden estas terapias constituirse como remedios únicos o panaceas antes los problemas? En general, se plantean como complementos a las terapias tradicionales, y siempre deberán estar dirigidas por profesionales
de la salud mental o de la educación especial. El comienzo a nivel internacional de las TEMC nos sitúa en la “Society of Friends” de Cork (Reino Unido), auspiciada por William Tukeen 1792. Fue el primer grupo  organizado que tomó en cuenta los beneficios que podían aportar a las personas los animales de compañía. En nuestro país, fue en diciembre de 1987 cuando se crea la Fundación Purina, en la actualidad Fundación Affinity, como iniciativa para promover el papel de los animales de compañía en la sociedad.

EL INICIO DE UNA LARGA RELACIÓN
Los primeros pasos en programas de TEMC fueron en colaboración con la Sociedad Española de  Psiquiatría, dedicándose a cuatro grandes áreas de problemas entre los españoles, como eran alteraciones asociadas a la edad (infancia, adolescencia, tercera edad), a la delincuencia, a problemas de capacidad o a enfermedades. Por otra parte, en 1990 se crea también en nuestro país la Fundación ONCE del Perro- Guía, asociada a la Federación Internacional, y dando pie a la Escuela de Perros-Guía de la ONCE, radicada en  Boadilla del Monte (Madrid), y constituida como el mayor centro en Europa en este ramo, pudiendo  adiestrar  a más de cien perros por año.

Ventajas de convivir con una mascota 
¿Cuáles son los mecanismos por los cuáles se obtienen estos beneficios a raíz del contacto con animales? Se  han esbozado tres tipos de teorías, no excluyentes entre sí, para explicar la asociación entre la presencia de  un animal y la mejora de la calidad de vida en humanos.
La primera nos habla de que no hay una asociación directa entre la presencia del animal y los beneficios  observados. Esto es, las ventajas de convivir con una mascota dependerán de cofactores que condicionarán  el resultado. Entre estos factores estarían aspectos como la personalidad, la edad o el estatus  socioeconómico del ser humano, que marcarán el obtener unos u otros beneficios finales.
otra teoría indica que hay una clara potenciación de relaciones sociales, lo que se llama un “efecto catalítico- social’, produciendo de manera indirecta un aumento del bienestar de la persona o personas a las que se  dirige la terapia.
Por último, la tercera teoría se centra en analizar los mecanismos por los que la relación persona-anirnal  ejerce un efecto directo. En definitiva. en cada caso y en cada tipo de terapia habrá que establecer las características individuales del proceso, pues en algunos tendrá más peso una u otras de las teorías. También  en algunos casos habrá una presencia y reforza miento mutuo de las tres.

(Balú y Linsha en terapia de pareja)

Estos son los beneficios
Partiendo de que cada proyecto de terapia es diferente. y habría que analizar sus características y  condicionantes de forma separada, sí se puede hacer un resumen de los beneficios que aportan este tipo de acciones. ¿Cuáles son los aspectos psíquicos y sociales que se ven mejorados por la convivencia o manejo de animales!
Empatía: el hecho de compartir momentos con otro ser vivo incrementa la percepción de las cosas desde un punto de vista externo, motivando a la persona a comprender otro punto de vista. Enfoque exterior: el  paciente deja de centrarse en su mundo interno. y tiende a exteriorizar sus emociones y sentimientos. Relaciones: el contacto con en entorno humano se ve sensiblemente mejorado. sirviendo el animal como  “puente” en la vida social.
Aceptación: la persona interacciona con un ser que no le juzga. y en cambio le  acepta tal como es. lo que afianza la percepción de su propia personalidad.
Entretenimiento: el aspecto del empleo del tiempo de ocio no es secundario: la persona se sentirá más relajada y distendida. favoreciendo su evolución personal.
Estímulo mental: el paciente se verá conducido de manera natural a ejercitar sus acciones mentales de manera más dinámica y fluida.
Contacto físico: la falta de contacto con otros seres vivos es. a menudo. una fuente de alienación. El contacto frecuente con el animal aportará un calor vivo y enriquecedor.
Sentido de responsabilidad: el hacerse cargo de un animal de compañía obliga a la persona a construir conductas adecuadas de responsabilidad, que podrán trasladarse al paciente mismo.
Beneficios fisiológicos: el hecho de movilizarse físicamente para acompañar al animal o la simple relajación de su visión, forman parte de los beneficios físicos que se obtendrán.

A quiénes va dirigido
En cuanto a los grupos que reciben este tipo de terapias, y cuyos resultados se han visto comprobados de manera científica. podemos establecer seis tipos potenciales.
Niños y adolescentes. En 1994, la Fundación Affinity crea en Getafe (Madrid), el primer centro para niños con trastornos de comportamiento en España.
Personas mayores. Además de los beneficios físicos en cuanto a movilidad y ejercicio, hay que considerar  que. para nuestras rnescotas. siempre somos el centro de atención, y no somos juzgados por aspecto o edad,  con lo que esto mejora de forma notable la autoestima y el optimismo.
Centros penitenciarios. Hoy en día la Fundación Affinity gestiona proyectos de terapia con animales para 13centros de reclusión en España.
Enfermos crónicos. Hablamos de personas con patologías como el cáncer, las dolencias neurologkes progresivas o las demencias.
Discapacidades físicas y sensoriales. Se trata de la utilización de perros lazarillos, perros entrenados para personas sordas, para afectados de epilepsia, para diabéticos o para discapacitados físicos.
Discapacidades psíquicas. Los animales aportarán un contacto físico, afecto y aceptación, que contribuirán a una mejor evolución del paciente.
(Fuente: Perros y Cia.)

Categorías:Uncategorized

Gato a la fuga

Justo me acaban de comunicar que Jazz, la pareja de Jana(hija de Linsha), ha fallecido atropellado al salir corriendo por la puerta al salir una persona de la casa. Os pongo un articulo relacionado con evitar que los gatos escapen de casa, ojala pueda salvar otros gatos. Va por Jazz

Su cuerpo es una maravillosa máquina diseñada para trepar vallas y árboles, brincar entre obstáculos,  acechar y saltar, puede realizar impresionantes proezas físicas con el menor de los esfuerzos. Desde cachorro  su madre le instruye en las habilidades físicas, verdaderos deportes de riesgo felino; se diría que vino a éste mundo a jugar, pues sus acechanzas, persecuciones y ataques sorpresivos que empiezan siendo juegos,  ocuparan cuando adulto gran parte de su tiempo. ¿Qué posibilidades reales tenemos de mantener encerrado a un ser al que la naturaleza dotó de todos los atributos para la huida?

ESCALADOR DE ÉLlTE

No hay valla alguna que pueda frenarlo. Entre sus proezas gatunas se encuentra escalada de muros y árboles. Auxiliándose con las garras de las cuatro patas en las rugosidades de la piedra o la madera trepa a la copa de un árbol o sobre las tapias de su casa para expiar a otros gatos. Los gatos son muy decididos trepando, sin temor pueden encaramarse a la rama más alta, pero no ocurre lo mismo al descender, con frecuencia pierden el valor y no se atreven a bajar de la altura donde subieron. No es infrecuente que haya que socorrer a un gato que maúlla desesperado en lo alto de un árbol o un tejado. Como tienen miedo, descienden de espaldas,  nuevamente sujetándose con pies y manos y solamente cuando se sienten seguros a una altura razonable se giran y mirando hacia el suelo dan un salto al vacío.

SALTADOR EXTRAORDINARIO
Con frecuencia has observado a tu gato dar sorprendentes brincos, los gatos son unos saltadores  extraordinarios. De un salto puede alcanzar una distancia cinco veces superior a la longitud de su cuerpo, algo similar a un atleta olímpico que doblase el record mundial de salto de longitud. Si observamos en cámara lenta el salto de un gato podemos apreciar cómo es lanzado hacia arriba y hacia el frente por sus poderosas patas  traseras, muy musculosas, mientras sus patas delanteras permanecen extendidas hacia el frente para actuar como amortiguadores cuando tocan el suelo, la elasticidad de las articulaciones y las almohadillas favorecen  estos aterrizajes. Utilizando la cola como contrapeso, recupera el equilibrio en una fracción de segundo

MI CASA, MI CASTILLO 
¿Qué es lo que hace escapar a un gato, la necesidad de ejercicio, el amor a la libertad, la búsqueda de otros congéneres callejeros, la curiosidad? Un poco de todo, pero en general las causas son complejas y nacen en la propia personalidad de los felinos. Nada ni nadie puede detenerlos, con frecuencia el propietario establece medidas para impedir que su gato salga de casa y sólo logra retrasar la huida. Los estímulos exteriores, como hembras en celo, un acentuado instinto de caza que les lleva a buscar presas o la tentación de rebuscar alimento en los cubos de basura son característicos elementos de fuga.
El gato es un ser extraordinariamente territorial, pero su territorio es flexible y constantemente trata de ampliar sus fronteras. El territorio de un gato que viva en una casa de campo aislada puede mediar hasta una hectárea, pero en las áreas urbanas se produce una superpoblación gatuna, igual que humana, reduciéndose el territorio a unos pocos metros. Lo  aceptan, pero de mala gana. Los felinos salvajes padecen estrés cuando se les limita el espacio, el gato doméstico responde mejor. Al no tener que desplazarse para proveerse de alimento, pues los humanos les proporcionamos la comida, la importancia del tamaño del territorio pasa a un segundo plano y los gatos bien alimentados se desplazan por territorios más pequeños que sus vecinos con carencias alimentarias.

NECESIDADES GATUNAS
Las atalayas son muy importantes para los gatos. Ese punto donde el gato pasa tantas horas observando su entorno es de gran importancia para el animal. Desde allí, el gato vigila visualmente el transcurrir de la vida en su territorio, el paso de otro gato, de perros o de gente es observado con curiosidad hasta que desaparecen  de su vista. Facilita a tu gato un lugar de observación junto a una ventana, de ese modo estará entretenido y su deseo de escapar de casa se verá reducido. Recuerda, el gato no tiene ninguna necesidad de salir de casa, puede pasar toda su existencia dentro del piso y ser feliz, por el contrario en la calle le amenaza innumerables peligros. iNo dejes que tu gato vagabundee por el vecindario!

Peligros callejeros

Si permites que tu gato vagabundee por la calle sin control. correrá el riesgo de que le suceda cualquiera de los siguientes accidentes:
Que lo atropelle un automóvil.
Que ingiera un veneno. como anticongelante o pesticida.
Que lo ataque un perro.
Que otro gato le contagie una enfermedad.
Que se extravíe y no pueda regresar a casa.
Que alguien lo robe.
Que lo maltrate un adulto o niño con intenciones crueles.

3 Motivos por los que se escapa
-Ampliación de su territorio: animal independiente y curioso al tiempo que con un gran instinto territorial, el  gato siente desde temprana edad la necesidad de descubrir el mundo, nuevos horizontes que colonizar. Si la  rivalidad de otros gatos no se lo impide ampliará su territorio de forma progresiva.
-Actividad sexual: la vida sexual del gato sin esterilizar es muy activa. En España las gatas permanecen en un periodo casi continuo, si no son cubiertas, entre los meses de febrero a octubre, ambos incluidos. Una gata que no quede fecundada en un celo volverá a tenerlo nuevamente de ocho a quince días después. Los machos se sienten llamados sexualmente por las hembras y salen a buscarlas.
-Instinto cazador: el gato no caza con la exclusiva intención de alimentarse. la caza es para él un juego, una  actividad desligada del apetito y aún teniendo seguro su platillo de comida diario no puede evitar que el deseo de caza lo empuje a salir de casa.

Recomendaciones para evitar las fugas
-Evita que el gato aprenda a escapar a la calle desde su pubertad, periodo en que empieza a explorar su  entorno y a fijar los limites iniciales de su territorio. Esteriliza a tu gato, con indiferencia de que sea macho o hembra, los animales esterilizados son menos propensos a fugarse.
– Establece las medidas físicas oportunas (vallas, alambradas, mosquiteras, etc.) para que actúen como una  contención física.
– Proporciona juguetes pasivos y activos al gato. Si dispones de espacio las estructuras laberínticas  construidas con cajas, troncos, tuberías de PVC por donde el gato pueda desplazarse satisfacen su instinto aventurero disminuyendo el deseo de explorar el exterior.

5 Razones falsas para justificar el vagabundeo
-MI GATO ANTERIOR SALÍA
Es posible que tu gato disfrute en la calle, pero al permitirle salir sin control estás arriesgando su vida. La mayoría de los gatos que salen a la calle sólo viven de 7 a 8 años, mientras que los gatos que habitan únicamente en el interior de casa pueden alcanzar los 18 años de edad.

-LE GUSTA TOMAR EL SOL
 Tu gato puede tomar el sol adentro de casa si le preparas un lugar adecuado en una ventana. Si realmente deseas que tu gato tome el sol en un jardín, colócale un arnés y correa y quédate a su lado mientras lo hace.

-NO SOY CAPAZ DE MANTENERLO DENTRO
Ten las ventanas cerradas y en verano coloca mosquiteras. Acuérdate de mantener las puertas cerradas y enseña a tu familia la importancia de hacerla. Podrá tardar unas pocas semanas en acostumbrarse, pero si el gato tiene suficientes cosas interesantes para entretenerse en casa, aprenderá a disfrutar sin salir a la calle.  Debe tener un poste para que se afile las uñas y juguetes con los que divertirse.

-NECESITA JUGAR CON OTROS GATOS
La mayoría de los gatos callejeros son portadores de enfermedades como la leucemia felina o la  inmunodeficiencia felina y otras enfermedades mortales, que se transmiten por mordidas y lamidos entre ellos. Si tu gato necesita un compañero de juegos, adopta otro gatito que esté sano y tenga buen carácter.

– SIEMPRE LO HEMOS DEJADO SALIR
Puedes conseguir que el comportamiento de tu gato cambie a mejor. Tomará tiempo y paciencia, pero
puede salvarle la vida. Cuando inicies su educación para que no se fugue, debes incrementar el tiempo que dedicas a jugar con él. Es posible que al principio maúlle pidiendo salir, pero no cedas. Pronto estará  contento de estar a tu lado
(fuente: revista Perros y Cia el texto; una imagen de mascotas)

Categorías:Uncategorized

Tu gato y tu

Para una buena convivencia es necesario erradicar comportamientos anómalos, como fobias y manías, a las que tiene mucha tendencia la especie y establecer en contraposición buenas costumbres, para lo que contamos con la poderosa ayuda de la rutina, casi la única forma de aprender que tienen los gatos. Observar  a tu gato, sus expresiones corporales te van a transmitir claros mensajes que facilitan la convivencia, recuerda que Ramón Gómez de la Serna decía que “el gato rubrica todos sus pensamientos con la cola

CLAVES PARA ENTENDERLOS
Convivir con un gato es descubrir un mundo sorprendente, en el que impera la libertad y no tiene cabida el servilismo. El gato es un animal digno, soberano de su vida, que raramente acepta imposiciones. Antes que  verse dominado es capaz de afrontar el hambre, vivir alejado de la casa y acercarse sólo para efectuar pequeñas rapiñas. La psicología de éste animal sigue siendo un profundo misterio, pues junto a características propias de todos los felinos, como independencia o curiosidad, se dan otras como la indolencia enigmática de  la que hace gala.
Cada gato posee una personalidad propia, fuerte e innegable, que varía de un sujeto a otro, en unos se  presenta bajo el sello de la timidez, en otros del individualismo, otros son temerarios, tozudos, obedientes o díscolos. Quienes simplifican su personalidad acusándolo de egoísmo, no han convivido con uno. Los estándares son precisos en la definición de sus características físicas, pero bastante vagos en lo referente a la psicología, la dificultad de sistematizar el comportamiento nervioso e intelectual del gato es manifiesta.

UN SER PRECOZ
El desarrollo cognitivo del gato es rapidísimo, habiendo alcanzado su maduración a los cinco meses, esta precocidad impone la necesidad de ser muy exigente en su trato temprano. Los adecuados estímulos van a  tener una importancia capital para su sociabilización, esencial en la convivencia, y para no dañar irremediablemente su temperamento. La bióloga Juliet Clutton Brock dice que el gato es un animal “cautivo explotado” en lugar de un animal domesticado y puede que sea cierto por la alta cuota de salvaje libertad que la especie conserva tras vivir varios miles de años en nuestras casas. Para esta bióloga el gato estaría en correlación con el elefante asiático o el camello del desierto, que no son animales domesticados por  completo. Hay un lugar común, que los perros son más inteligentes que los gatos, y como casi todos los lugares comunes es falso, una verdadera calumnia contra la inteligencia felina. El perro es fiel y obediente, el  gato es independiente y egoísta, esa es la fotografía mental que de ambas especies ha forjado la cultura. Es el resultado del tipo de relación que establecemos con cada uno de ellos. La relación entre el propietario y su perro es muy similar a la que existe entre una madre y su hijo. En presencia del propietario el perro es  valiente, curioso y explora feliz su entorno, pero cuando el propietario se va se siente angustiado, se desorienta, sufre estrés y depresión por soledad. El gato es sencillamente un buen amigo y como a los  amigos, les agrada nuestra compañía pero no se deprimen si les dejamos solos para ir al cine.
Los propietarios de gatos reconocen que su mascota es independiente y que hay momentos en que prefiere la soledad. Es una consecuencia de la evolución, el perro es gregario como el hombre, el gato individualista. De un perro siempre conseguirás que haga cuando se lo ordenas el repertorio de trucos que le has enseñado y que tanto impresiona a los neófitos en educación animal, pero un gato es otra cosa, conseguir que demuestren lo que saben hacer es francamente complicado y las recompensas o los castigos, tan eficaces en  los perros, son totalmente inútiles con ellos. La caricia es en el perro un premio que recibe de un superior social, por eso es tan útil en el adiestramiento canino, pero es inútil en el gato, al que incluso en ocasiones puede molestar. Si hablas con dureza a tu perro el animal se acobarda, los gritos son ineficaces con los gatos  y el castigo físico es respondido con la agresión o huyendo. De todo esto deriva la dificultad que la gente tiene para entender la gran inteligencia de los felinos, desde la del gatito casero a la de los grandes cazadores solitarios como el tigre, y la facilidad con que ve la inteligencia de perros o lobos. Cognitivamente los gatos no
son muy diferentes a los perros, la principal diferencia es que no son obedientes y resulta difícil motivarlos. Por ejemplo, si se esconde alimento el perro trata de encontrarlo solicitando la ayuda de su dueño en tanto  que el gato procura resolver la prueba solo.

Sibaritas de altura
Habrás observado que es inconstante en sus gustos y preferencias. Durante semanas dormita sobre la misma silla y no quiere más que una marca de comida, pero, de pronto, cambia de gustos, busca otro lugar de la casa para descansar, reclama un rotundo cambio de dieta. Si observas las estanterías de alimento de una  tienda especializada en mascotas comprobarás que por cada variedad de comida para perros hay media docena de comidas gatunas. Los perros pueden comer toda su vida un mismo alimento sin cansarse y ser  felices, raro es el gato que come más de dos semanas seguidas la misma comida sin hacerle ascos

El descanso es sagrado
Elgato pasa muchas horas del día durmiendo, o fingiendo dormir, porque basta un sonido leve, un roce apenas perceptible y sospechoso para que despierte electrizado, muy abiertos los ojos, las orejas bien  erguidas, con todo el cuerpo como un muelle dispuesto al salto. Nunca molestes su descanso ni le obligues a permanecer despierto para que juegue contigo como si se tratase de un bufón. El gato es animal de costumbres vespertinas y su organismo precisa ese descanso diurno.

No sometas a un ser libre
A cambio de un premio, como una pequeña golosina, el gato aprende algunas actividades o juegos, pero siempre con moderación y por interés propio. Sin embargo su inteligencia es muy despierta, como demuestra la gran cantidad de cosas cotidianas que aprende por propia iniciativa, como colgarse del manillar de la puerta para abrirla, golpear con la pata la ventana para pedir que le dejen entrar o incluso hacer sus  necesidades dentro de la taza del retrete.

Gatos que ofrecen amor
Siendo el gato un animal tan difícil de contentar, por qué suscita tantas simpatías, puedes preguntarte. Por su limpieza, por su sigilo, por su capacidad de pasar desapercibido y por su digno modo de ofrecer amor. Si los gatos no hubiesen sido tan limpios y cohabitado con nosotros en las casas casi sin hacerse notar con  seguridad no habrían alcanzado el lugar de honor que disfrutan en muchos hogares.
Fuente: perros&compañia

Categorías:Uncategorized

La vida secreta de los gatos

Traslado aqui un articulo leido en ABC

La vida secreta de los gatos: ¿adónde van cuando salen de casa?

¿Qué hace nuestro gato cuando sale de casa y no aparece en todo el día? ¿Adónde va cuando lo perdemos de vista? Investigadores de laUniversidad de Illinois (EE.UU.) han seguido los pasos de 42 gatos adultos, algunos de ellos domésticos y otros callejeros, durante dos años para conocer cada uno de sus movimientos. Su vida cotidiana puede ser sorprendente. Las mascotas no se van muy lejos, se pasean por un territorio de unas dos hectáreas cerca de casa, pero los asilvestrados pueden tener un impresionante reino de más de 500. Los animales seguidos en el estudio cruzaron calles y aparcamientos, merodearon por jardines y bosques e incluso atravesaron un campo de béisbol en pleno partido.
 Los investigadores equiparon a los gatos con collares que escondían un sofisticado equipo de radio para poder realizar el seguimiento a través de las calles de Champaign y Urbana, ciudades vecinas en el centro de Illinois, en un territorio de 2.544 hectáreas. De los transmisores de radio utilizados en el estudio, 23 tenían sensores de vibración que permitían conocer cada movimiento de los felinos que los portaban. Sin estos sensores, hubiera sido necesario que diez o doce investigadores persiguieran a los gatos para recoger los datos.

 Como era de esperar, en la mayoría de los casos, los gatos sin dueño se desplazaban por territorios más amplios que los gatos domésticos, y fueron más activos durante todo el año. Pero el tamaño del área de ronda de los callejeros sorprendió incluso a los investigadores. Uno de ellos, un varón de raza mixta, se desplazaba por una gigantesca zona de 547 hectáreas.
Como la mayoría de los gatos asilvestrados, este «llanero solitario» se movía por sitios urbanos y rurales, desde los jardines urbanos a los campos agrícolas y los bosques. «Que sepamos, ese gato en particular no obtenía alimentos de los seres humanos, pero de alguna manera sobrevivió por ahí en medio de los coyotes y zorros», afirma Jeff Horn, responsable de estudio. «Se cruzó todas las calles de su zona, semáforos y aparcamientos. Lo encontramos haciendo una madriguera durante un pequeño campo de béisbol durante un partido».

Los domésticos, más precavidos
Los gatos domésticos tuvieron un comportamiento mucho más precavido. La mayoría se daba paseos más cortos y tendía a quedarse cerca de casa. Su zona de recreo no llegaba a las dos hectáreas.«Sin embargo, algunos de los dueños se quedaron muy sorprendidos al saber que sus gatos se van tan lejos», señala Horn. «Eso es un montón de patios traseros».
No es un mal recorrido si se tiene en cuenta que los gatos domésticos pasan dormidos o con una actividad muy baja el 97% de su tiempo. Bastante vagos, solo dedicaron el 3% restante a actividades muy enérgicas, como correr o acechar a sus presas, mientras que los gatos sin dueño, porque tienen que buscarse la vida y alimentarse, se mantuvieron muy activos el 14% del tiempo. Su actividad fue especialmente notoria en invierno, cuando su cuerpo necesita más energía calórica para sobrevivir.
La mayoría de los gatos del estudio, incluso los salvajes, se mantuvo dentro de unos 300 metros en las cercanías de construcciones humanas. «Eso demuestra que a pesar de que estén asilvestrados, todavía tienen un nivel de dependencia de nosotros», afirma Nohra Mateus-Pinilla, experta en vida salvaje.

Peleas y enfermedades
Pero la vida conjunta entre gatos salvajes y domésticos no es fácil, y se producen conflictos entre ellos, incluido el intento de expulsión de una mascota de su propio patio trasero. De hecho, los investigadores saben que una de las principales causas de muerte gatuna son, precisamente y además de las enfermedades, otros colegas con bigotes.
Los gatos también pueden contraer enfermedades de los gatos silvestres, llevárselas a casa e incluso infectar a sus dueños. El parásito Toxoplasma gondii, que puede causar problemas neurológicos, reproductivos y respiratorios incluso en los humanos, es uno de los principales problemas, además de la rabia, la fiebre por arañazo de gato, la leucemia felina y el virus de la inmunodeficiencia felina. La vacunación de gatos domésticos reduce el peligro, pero no elimina la amenaza de transmisión de enfermedades.

Categorías:Uncategorized

Gatos mimosos y sentimentales

01/06/2011 2 comentarios

¿Tienen los gatos “sentimientos” y qué respuestas emocionales les producen? Invariablemente, los propietarios sostienen que sí. La mascota echa en falta a sus amos, es celosa del perro, se venga si no le  damos atención, y más. Esto puede que sea así pero, si no comprendemos y estudiamos de dónde vienen ciertas respuestas, nos arriesgamos con atribuirle emociones humanas y fallar en comprender sus verdaderas emociones.

Las emociones de los gatos, como de cualquier especie, han evolucionado para adaptarse a situaciones diferentes de las que vivimos los humanos. Las sensaciones a los estímulos son símiles entre humanos y otros animales superiores, como por ejemplo, el frío, el calor o el dolor. Éstas, conducen a cambios fisiológicos que provocan respuestas psicológicas, o sea emocionales. Tanto una persona como un gato que percibe el olor de una comida apetecida puede responder con una anticipación, una “ilusión” por la satisfacción que  prevé, pero veremos que “ser consciente” de dicha sensación es cosa muy diferente de experimentarla. Sin embargo, ciertos científicos niegan absolutamente que los animales tengan emociones. Algunos, incluso, afirman que los animales – incluyendo a gatos y perros – no son más que máquinas de carne y sangre. Ellos arrancan de la “verdad” que las personas antropomorfizan (atribuir cualidades humanas a los animales) porque los sienten como hijos sustitutivos. Los humanos tenderíamos a interpretar comportamientos  instintivos basándose en la amplia gama de emociones que tenemos (pero que los animales no tendrían).
Al otro lado de este extremo están los etólogos y los neurobiólogos, que bien saben que los animales tienen emociones, aunque más limitadas que los humanos. Y en el medio de esta polaridad están las personas comunes, las que “antropomorfizan” pero que comparten todas sus vidas con sus mascotas. No tendrán  mucho “saber” científico, pero tienen práctica, saben cuando sus mascotas están felices y cuando no, lo que quieren y lo que no, así como saben entender lo que los animales se esfuerzan en decirles. Los que niegan las emociones animales lo hacen diciendo que quien las afirma está “antropomorfizando” cuando ellos están “antropocentrando”. Esto es: juzgan e investigan las cualidades animales a partir (no del emociones humanas),  sino de la racionalidad humana y de sus efectos. Estos científicos no saben con exactitud si los animales tienen o no emociones en el sentido que les damos nosotros, pero insisten en afirmar que “es así”, que no las tienen. Prácticamente se pronuncian “científicamente” sobre algo del cual desconocen. El auténtico problema es que son sideraciones políticas aparte cuando se estudian especies, razas o culturas diferentes de la del estudioso, el científico serio asume siempre una visión de relatividad, y no mueve nunca de asunciones de  correcto/incorrecto, verdadero/falso, basándose en su propio background.
Además está el tema de la tecnología. Es llamativo cómo ciertos científicos sigan manteniéndose cerrados a posibilidades alternativas. La tecnología ha permitido aceptar hipótesis que antes eran  tajantemente rechazadas o hasta ridiculizadas. Y bien,hoy la ciencia etológica gracias a la tecnología que sigue avanzando, ha descubierto nuevas datos sobre el comportamiento de los animales y sus porqués,descubrimientos    inaceptables solamente  hace unas décadas.
Esta es la lección de la historia a la ciencia. Lo que sorprende es cómo sea posible que muchos científicos se resistan a aprenderla y sigan repitiendo el error del pasado, convencidos de que lo que tienen en mano hoy es la respuesta definitiva a los interrogantes del universo.
El porqué de la no aceptación de esta sencilla ley lógica (si no sé tampoco puedo saber si es verdad o no) viene del mismo método empleado para estudiar las emociones de los animales: la demostrabilidad. Alguien pensará “no hay nada extraño en exigir que una afirmación sea demostrable, todo lo contrario, es beneficioso”. Pero esta lógica, si lo pensamos desde otro lado, es la lógica del juicio legal, donde las pruebas son necesarias para la sentencia. Pero, ¿qué pruebas necesito, y por qué, para admitir que un animal pueda empatizar (según sus características, no las nuestras – principio de la relatividad)?

Investigacion de futuro:
Si las emociones nacen y se gobiernan en el cerebro, si la componente biológica se entrelazaen las emociones con otras menos predeciblesy tangibles (interacciones sociales, aprendizaje, ligazones afectivas … ), el estudio  de las emociones en los animales debe necesariamente pasar por dos condiciones obligadas: estudiarlas en el entorno natural del sujeto (el animal) y recurrir a conceptos psicológicos. Sin estas bases el estudiose limita a una confirmación estéril de que la biología del cerebro de los animales superiores es muy similar a la nuestra.
Darwin y las emociones

Charles Darwin, en sus tiempos, ya había reconocido que los animales tienen emociones. No hablaba de  diferencias en el tipo de emociones, sino de diferentes grados de las mismas. Así, se trataría de un continuum  que va desde los organismos menos inteligentes hasta los animales más inteligentes, complejos y racionales. Darwin pensaba que los animales poseen un abanico variable de emociones. En cambio, científicos modernos  siguen usando el término emoción referido a los animales “entre comillas”, con significado de “actuar como”. Rehúsan el antropomorfismo, mientras abrazan el antopocentrismo. 

Vuelta a la observacion
Tanto la etología como la neurobiología apoyan la tesis de las emociones animales. Sobre el miedo ya hemos hablado y los científicos de diferentes ramas admiten que muchos animales lo experimentan, como ciertos pájaros que se alarman ante la silueta de un halcón pero no de una paloma, pese a que nunca hayan visto un verdadero rapaz. Como dicho se trata de una emoción básica de supervivencia que no precisa pensamiento consciente y que no crea grandes problemas. Son las emociones más complejas, intangibles, las que crean dificultades y que no pueden ser “probadas” en laboratorio. Necesitan que el animal (o la persona) sea estudiado en sus normales interacciones diarias. Unas de éstas son el placer y la aflicción. La moderna  neurociencia y la neuropsicología se alejan del laboratorio y vuelven científicamente a la observación.
El cerebro emocional 
Hemos visto que las emociones nacen en el cerebro, siendo una compleja red de mecanismos químicos y eléctricos en el que las células nerviosas (neuronas) comunican información a través de recorridos neuronales  llamados sinapsis. Los científicos, en búsqueda de pruebas como fiscales, pensaron que poniendo electrodos en el cerebro de los animales habrían podido “estudiar” qué sucedía en el interior de esa extraña caja, la  cabeza animal. Descubrieron la sopa de ajo. Descubrieron que al estimular la amígdala, induciendo así terror, los animales morían. Con esto tuvieron la prueba de que los animales experimentan miedo y terror. Luego  podían diseccionar el cerebro de los desafortunados en rebanadas cada vez más sutiles y descubrir … que  son básicamente como el nuestro. Pero no estaban contentos y se resistían. Decían que el miedo es una  reacción defensiva innata, en los animales. Entonces “buscaron” otras emociones. Unos pasaron a métodos  menos crueles e invasivos: resonancias magnéticas, electroencefalogramas, tomografías… sistemas aplicables a los sujetos incluso en su medio natural. Por otro lado los psicofarmacéuticos continuaban sus  investigaciones suministrando sustancias químicas (un medicamento es siempre tóxico en algún grado) y observando qué pasaba en el comportamiento de los animales. Por ejemplo, descubrieron algo tan obvio pero que no podían inferir de la analogía con los humanos por los motivos mencionados arriba: inyectando  sustancias que interfieren con el ritmo del sueño y eliminando la fase REM (ligada a las emociones), los  animales se volvían irritables, rabiosos y finalmente morían.
(Fuente: revista Perros y compañia)

Categorías:Uncategorized