Inicio > Uncategorized > Los gatos dormilones

Los gatos dormilones

Como punto de partida diremos que los gatos duermen de dieciséis a dieciocho horas diarias, o sea de un 66 a un 75 % de las veinticuatro horas, lo que quiere decir: el doble que los humanos. Solamente el perezoso, el animal más dormilón del mundo, le gana al gato, durmiendo durante el 80% de su vida. Cuánto duerma dependerá de variables tales como la edad, la temperatura, el hambre o el tiempo.

 

Dormir, una actividad importante Para los gatos dormir es una actividad muy importante. Para realizarla buscan los sitios más acogedores. En general buscan rincones tranquilos, protegidos y soleados cuando la temperatura es baja. Esto les permite compensar la bajada de temperatura corporal que se produce durante el sueño  (nosotros nos tapamos). Buscan que la superficie sea blanda y cálida, como una cama, un cojín… no faltan ejemplos de gatos que eligen puntualmente la ropa de sus amos para acurrucarse. Esto puede tener que ver con que las hormonas del amo pueden atraer a la mascota. Para dormir, los gatos deben sentirse seguros y fuera del alcance de cualquier perturbación. Otros sitios ambicionados por los gatos son los equipos electrónicos (ordenadores, portátiles, televisiones, eetcétera). Es curioso notar que en Feng Shui, el arte de armonizar la vivienda, se dice que los perros, al igual que los humanos, buscan fuentes de iones negativos rehuyendo los positivos (aparatos electrónicos), mientras que los gatos hacen exactamente lo contrario.

Un ritual para desperezarse
Cuando el gato se despierta, se despereza mediante un ritual que recuerda muchas posturas de Yoga.Bosteza (que libera la tensión de la mandíbula), se estira al frente (que alinea la columna en la parte dorsal y cervical) y luego en la parte trasera (lumbares), arquea el dorso en un sentido y en el otro (compensando las tensiones en el pecho). Esta es la mejor forma de despertarse y de prepararse para la actividad, pues, activa la circulación y los músculos de todo el cuerpo, los respiratorios incluidos. Las personas deberíamos imitar a los animales (los perros también lo hacen) en lugar de saltar de la Cama sin preparar el cuerpo.

(Linsha de pequeña)

Los gatitos duermen la mayoría de su tiempo -como todos los bebés-, pueden dormir  hasta el 90% del día, pero a las tres o cuatro semanas el sueño se reduce a la cantidad normal de un 60%  aproximadamente. Esto se debe a que las hormonas del crecimiento se liberan durante el sueño.
Los gatos solitarios suelen dormir más que los que están en compañía. Esto se debe a que el gato no duerme

por aburrimiento sino para conservar la energíay susfuerzas. Si tiene actividad, gasta más energía así que tenderá a dormir más después para recuperarse. Un gran desgaste energético requiere sueño reparador
Otro factor que explica la extensión del sueño de un gato es el hecho de que es carnívoro. La digestión de la 
carne conlleva más esfuerzo para el organismo y es más lenta. Todos  sabemos cómo nos sentimos después de unagran comilona a base de carne. Losgatos son asimismo predadores. La caza conlleva gran desgaste energético. Los gatos salvajes gastan grandes fuerzas en esta actividad de supervivencia por lo que sus organismos recuperan las fuerzas mediante largos sueños. Esta información gen ética queda activa en los gatos domésticos pese a que no necesiten cazar. Por lo dicho, los largos sueños son  una característica normal del gato sano y cualquier variación en este patrón debería hacer sospechar que algo no va. Asimismo, si el gato duerme demasiado, será mejor lIevarlo al veterinario para un chequeo. El gato, animal crepuscular Es común pensar que los gatos son animales nocturnos. En el Medioevo, la Santa Inquisición los perseguía porque, según su lógica, la noche era del diablo, y si los gatos podían impunemente circular por la noche, quería decir que eran amigos del diablo. Esta ignorancia institucionalizada se refleja hoy en la creencia de que el gato es nocturno. En realidad, es crepuscular, es decir, su máxima actividad se desarrolla al atardecer y al alba. Su actividad a estas horas se debe a que es cuando sus presas son más activas. Y además, aunque pueda ver en condiciones de baja luminosidad, no ve en la oscuridad total. Por consiguiente la mayor parte del sueño del gato se hace por la noche. Los gatos domésticos que puedan o logren salir de casa disfrutan de noches más activas, pero al perder parte de su sueño profundo, tenderán a recuperarlo nada más volver a casa.
(Balú suele enroscarse)


Las fases del sueño gatuno
SUEÑO LIGERO 
Cuando observamos a un gato que duerme, muchas veces no está completamente dormido. Los gatos pueden descansar de esta manera medio tumbados o hasta sentados. Se trata de  una fase de sueño ligero durante el cual sus músculos no están del todo relajados y sus párpados  pueden estar semiabiertos. En esta fase, el felino se despierta periódicamente tras pocos minutos de sueño, que sin embargo les son suficientes para recuperar sus fuerzas. Es equivalente a “echar una cabezada” yes lo que en inglés traduce el termino “siesta”: cat nap, ¡nunca mejor dicho! Este sueño ligero forma el 7 70%  del descanso gatuno.  Esta manera de dormir es parte de una programación genética basada en la  evolución. De este modo el gato puede despertarse rápidamente y escapar de sus  predadores o luchar contra posibles enemigos.
SUEÑO PROFUNDO
El restante 25-30% de la pauta de sueño de un gato es profundo. En el sueño profundo hay dos tipos de periodos: el sueño REM (Rapid Eye Movement) yel no-REM. Nosotros humanos también pasamos  por dichas dos fases durante el sueño profundo. Los periodos de sueño profundo se alternan con los de ligero. En la fase REM de sueño profundo el gato muestra evidencias de estar soñando. Se produce tras un sueño ligero de unos 30 minutos y puede alcanzar el 30% del sueño del gato. Aquí, los ojos se mueven rápidamente 

(Rapid Eye Movement, REM) aunque los párpados estén cerrados. Además del 

movimiento de los ojos, se pueden observar cambios de postura, movimientos de las patas y uñas, de los bigotes, de las orejas y hasta vocalizaciones. Todo esto hace pensar a los investigadores que tanto los gatos como otros animales son capaces de sueños o de experiencias semi-conscientes, a diferencia  de lo que se creía en un pasado no tan remoto. Los electroencefalogramas de gatos durmientes prueban que sus cerebros están tan activos durante el sueño como cuando están despiertos, y que sus

 sentidos no pierden en agudeza respecto de la recepción de estímulos. Un gato que duerme puede reaccionar inmediatamente a cualquier estímulo táctil, ya sea positivo (caricias) o negativo, como un toque repentino, o a estímulos auditivos y hasta olfativos, por ejemplo el olor de un buen bocado. 
 En la fase de sueño profundo no-Rem, en cambio, es cuando el cuerpo del gato crece y su organismo se autorepara.

(fuente revista perros y compañia)

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: