Inicio > articulo, felino, gato, revista > Gato Volador

Gato Volador

Los gatos siempre caen de pie, todo el mundo lo sabe. Es debido a su sorprendente agilidad, un portentoso sentido del equilibrio y un cuerpo fibroso y flexible que le permite girar sobre sí mismo en el aire, recogiendo el cuerpo y estirando las patas. Con ello alcanza el suelo de pie, amortiguando el impacto de la caída con la flexión de las patas y las almohadillas.

Cuando nota la aceleración de la caída el gato gira sobre sí mismo, si la altura es muy pequeña no tiene tiempo de hacerla, si es demasiado alta podría ser fatal, porque a causa de la aceleración su
peso aumenta considerablemente. El gato adopta una postura defensiva sólo cuando nota la aceleración de la caída, en cuanto alcanza la velocidad límite, deja de haber aceleración y el gato relaja su postura que por ser menos encogida, ofrece mayor superficie de contacto con el aire. Este aumento de superficie trae consigo una mayor resistencia frenando la caída y consiguiendo una nueva velocidad límite más pequeña. Sucede algo paradójico, hay más posibilidades de que un gato salga peor parado de una caída de un primer piso que de un segundo o un tercero. Esto se debe a que el tiempo para reaccionar es menor y también para adoptar la postura de amortiguación comentada anteriormente.

Un Orden Preciso
Un gato cayendo siempre se endereza en un orden preciso. Primero rotará la cabeza, luego la columna girará y las patas se alinearán, a continuación el gato arquea la espalda para disminuir
el impacto de la caída. El mecanismo es sutil y complejo. El gato tiene 40 huesos más que el hombre, repartidos entre la columna y la cola principalmente,lo que le da una flexibilidad excepcional. También los discos entre las vértebras son más gruesos que los humanos y se estiran, giran y contraen mucho más,lo que les posibilita adoptar posturas casi imposibles.
Pueden aumentar la longitud de su cuerpo en un 11 %, recorren cinco veces la longitud de su cuerpo de un salto, lo que equivale a cruzar de un salto el equivalente humano del ancho de una piscina y, mientras las patas de atrás ejecutan el salto por medio de un estallido de fuerza bruta,las delanteras recuperan el equilibrio en una décima de segundo. El torso es estrecho,lo que posibilita que las patas delanteras puedan colocarse muy juntas, utilizando la cola para mantener el equilibrio, si este equilibrio se pierde tienen un sistema exclusivo de alarma: el líquido del oído interno chapotea y desencadena un reflejo autocorrector que les asegura
casi siempre caer de pie, una vez en el suelo, vuelven el líquido a su sitio con un rápido movimiento de cabeza.

Ciencia o arte
¿Os acordáis de aquella pegadiza canción que triunfó hace unos veranos y cuya letra decía?: “Hubo una fiesta en mi barrio, llegó Don Gato, llegó el gato Iorn, llegó el gato Félix,lIegá Silvestre,
también vino Garfield pero hacía falta un gato, ¿saben quién es?, el gato voladooor … “
Lo que no sabía el artista que compuso la letra es que el misterio del gato volador trajo de cabeza a los científicos un siglo atrás. En 1894, la Academia de Ciencia de París solicitó una explicación física de cómo el gato es capaz de aterrizar de pie después de caer de gran altura. Para los que
no eran científicos, la respuesta era fácil, simplemente los gatos poseen una gran agilidad, pero los científicos querían una explicación física más compleja del fenómeno.
El problema consiste en que un gato que está cayendo no tiene un punto de apoyo desde donde empujarse. Cada vuelta que da con sus cuartos delanteros provoca que los traseros giren en la dirección contraria. Medio giro en el sentido de las agujas del reloj por delante consistía en medio giro en contra del sentido de las agujas del reloj por detrás. Teóricamente, el gato debería caer completamente torcido y, obviamente, ese no es el caso. Al principio, los investigadores asumieron que el gato utilizaba las manos de los investigadores para coger impulso y realizar el giro (el experimento se hacía tirando a los gatos directamente con las manos). Pero incluso atando las patas individualmente con cuerdas para evitar que fueran empujados antes de caer no evitó que terminaran cayendo a cuatro patas. El misterio fue resuelto por el médico francés Étienne Jules Marey. Marey inventó gran cantidad de dispositivos mecánicos, incluyendo un grabador cinematográfico, el cronofotógrafo, que podía capturar la imagen de un gato cayendo a 60 imágenes por segundo. El estudio de la serie fotográfica dio la solución. El movimiento ocurre en dos tiempos: primero, si comienza cayendo de espaldas, gira su mitad delantera hacia el suelo. Para que el momento angular se conserve, inevitablemente entonces la parte trasera girará en
dirección contraria, como bien sabe el ñsico teórico. Pero el gato realiza esta contorsión encogiendo las patas delanteras al mismo tiempo que estira las traseras. De ese modo gira muy
rápido la parte delantera hacia el suelo, mientras la trasera sólo se gira un poco en sentido contrario. Y segundo, para encarar de forma adecuada la parte trasera, el gato invierte el sentido de los giros anteriores, la torsión, y al mismo tiempo estira las patas delanteras y encoge las traseras.
Fuente: Pelo pico pata

Yo por mi parte me gusta lanzar a Balu y Linsha de vez en cuando a lo alto sobre la cama, que tengan tiempo de preparar la caida 😀

Anuncios
Categorías:articulo, felino, gato, revista
  1. Anonymous
    21/04/2011 en 0:07

    me encanto tu articulo, me ha servido mucho para un trabajo

  2. 21/04/2011 en 0:11

    Gracias. Me limite a digitalizarlo de la revista pelo pico pata

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: