Archive

Archive for 19 septiembre 2009

Como el perro y el gato

Hoy he descubierto que en Onda Cero los sabados y domingos de 15.00 a 16.00 hs echan el programa “como perros y gatos”, tambien se puede oir online.
Ya que más de la mitad de los españoles tenemos algun animal de compañia puede ser interesante para mucha gente.

Categorías:Uncategorized

Educación básica de los gatos

12/09/2009 2 comentarios

(Balú “planchao”)

Capturado de “El mundo del gato”

La educación básica que debe recibir nuestro gato se puede resumir en 3 acciones, que haga sus neceisdades en la bandeja sanitaria, que no destroce los muebles cuando quiera afilarse las uñas y que no se suba donde no debe. Estas 3 premisas junto a las demás que le podamos enseñar haran que nuestro gato sea bienvenido, eso si, no esperemos enseñarle los mismos conocimientos que a un perro. Sin ningún tipo de dudas, a un felino no se le puede enseñar a sentarse, tumbarse o dar la patita.

Para poder educar a un gato, debemos tener muy claro que él tiene su propio caracter y que a veces puede ser bastante independiente, y no acudir a su dueño a las primeras de cambio.
La experiencia es el modo que usa el gato para aprender. No hay que caer en errores y pensar que todo lo hace para hacernos felices. El gato realiza una accion y si la experiencia le resulta gratificante la va a repetir. Si por el contrario la experiencia le resulta desagradable la evitara para siempre. La clave, pues, para la educación de nuestros gatos es que este asociado a cosas buenas aquellas acciones que queremos que realice, mientras que si queremos evitar algunas actitudes, estas deberán reportarle algo negativo.
El problema suele ser que, normalmente, los propietarios actuan de manera totalmente contraria a la indicada. Cuando el gato nos esta molestando a media noche, nos levantamos y le damos un poco de comida, entonces el asocia la idea de despertarnos a que le damos comida. Si un dia orina donde no debe, le buscamos y le regañamos. Él entiende que lo que está haciendo está mal, asi que no lo volverá a hacer, pero no precisamente el orinar. Como propietarios, debemos cambiar nuestra forma de actuar si queremos dar a nuestro gato una buena y correcta educación.

Pasos básicos
Ante todo, debemos tener muy claro que con los gatos, y otros muchos animales, los castigos no funcionan. Lo mejor es enseñarle de manera positiva, es decir, para evitar malos comportamientos, es mejor enseñarle los buenos, que interactuemos con los gatos, que lo acariciemos y que juguemos con él. De este modo, tambien conseguiremos que el animal se sienta mucho mas acompañado. Otro punto a tener muy en cuenta es que hay que premiar al animal siempre que haga algo bueno. Es una manera muy buena de decirle que lo que ha hecho ha estado bien. Además, como él se vera recompensado, repetirá esa accion. Por ejemplo cuando le enseñemos a usar la bandeja sanitaria, hay que premiarle cuando evacue en el lugar indicado. De este modo él comprendera que lo ha hecho bien y repetirá la acción. Cuando ya tenga la experiencia asumida, el gato habrá aprendido a hacer sus necesidades en la bandeja sanitaria. En este punto hay que recalcar que no hay que dar siempre comida como recompensa, podemos usar las caricias, o los juegos que más le gusten. Por otro lado, para que aprenda a usar el rascador es importante poner la recompensa en el poste.
Otra batalla con la que luchar es la que use los muebles para limarse las uñas. En este punto hay que ser muy observador para utilizar nuestro ingenio contra esta practica tan habitual en los felinos. Hay 2 maneras muy buenas para enseñar a nuestro gato que el sitio para rascarse es el poste del rascador,. La primera es estar atento a lo que hace el gato. Cuando inicie su manieobra para rascarse el mueble, sin que él nos vea le debemos asustar con algun objeto, es decir, sin que advierta que hemos sido nosotros, le lanzamos la almohada, o usando una pistola de agua, le mojamos. El susto que se va a llevar le recordara que eso no debe hacerlo.
La segunda manera es rociar la zona donde veamos que tiene tendencia a acudir para realizar sus fechorías con algún aerosol repelente o algun tejido que odie especialmente.
(En el caso de balú y Linsha fue jugando con hilos por la zona del rascador, de modo que lanzasen sus uñas para coger el hilo y comprobasen el rascador).

Primera educación
Las primeras lecciones que recibe el gato las recibe por parte de su madre. De ella aprenderá a atenuar su mordida, a relacionarse con los demas gatos, etc… Pero despues de esas primeras semanas, la educación debe seguir en casa. Hay que destacar que cuanto antes le enseñemos a usar la bandeja sanitaria a nuestro gato y a no rascar los muebles, mejores serán los resultados. Un gato adulto puede tener unos hábitos preestablecidos que pueden ser mas complicados de cambiar.
(en ello estoy yo con los peques, tan solo estrella se me resiste aun a la bandeja sanitaria, en muebles no veo rascar a ninguno, pero tampoco en rascador…)

De noche
Uno de los problemas con los que se encuentran muchos propietarios es que el momento del dia donde el gato está más activo es por la noche. Esto choca con el horario de muchos, ya que, evidentemente, por la noche es cuando descansamos. Para evitar que el animal nos moleste mientras descansamos podemos usar diferentes trucos. Uno de ellos es cansar al gato justo antes de que nosotros nos vayamos a la cama. De esta manera conseguiremos que el animal esté más tranquilo y relajado durante las horas de sueño. Otra posibilidad es darle de comer bastante tarde para que así después esté más calmado y nos podamos ir a dormir.

Bandeja limpia
En nuestro proceso de educación del gato también debemos tener la capacidad de ver si nuestro gato desobedece porque tiene o hay algún problema. Por ejemplo, si orina fuera de la bandeja despues de haberlo aprendido y sin razón aparente puede que tenga algún problema fisico o que la bandeja esté sucia y no quiera utilizarla. Hay que analizar todas las posibilidades y si lo vemos necesario, acudir al veterinario.

Categorías:Uncategorized

Ventajas de tener un animal


(Luna en la foto)

Se suele pensar que tener un animal es tener que cuidarle ya siempre, pero eso tiene sus ventajas:

-Nos enseñan a dar sin esperar nada a cambio
-Nos ayudan a aumentar nuestro sistema inmunitario. El hecho de recibir amor y ternura de un animal de una forma constante, nos ayuda a relajarnos. Eso va a favorecer en todo el sistema hormonal, cosa que va a repercutir directamente a favor de nuestra salud.
-Nos enseñan a responsabilizarnos de otro ser, que tenga su comida cada dia, su agua y sus horas de paseo (en mi caso los areneros limpios y la casa con los menos pelos posibles). Eso puede ayudar a tener habitos diarios, puede enseñar a niños y a personas que nunca han tenido que responsabilizarse de nada; nos ayuda a ser constantes y equilibrados.
-Nos dan animo los dias de tristeza, ya que ellos notan cuando lo necesitamos y siempre van a esta ahi para que no nos sintamos solos.
-Nos ayudan a respetar más la naturalez y a ser más sensibles.

Categorías:Uncategorized